"Bloqueo": El negocio familiar de los Castro

¿Le dirán a los cubanos que desde el Período Especial, los barcos americanos llegan a La Habana con todo el pollo, el arroz y otros productos que el gobierno de Cuba pueda comprar?
 

Reproduce este artículo

Como todos sabemos, a un año de instalarse la dictadura en el poder, se producen grandes nacionalizaciones en la Isla y al propio tiempo un coqueteo importante con el Estado Soviético. El gobierno de los EEUU responde con algunas medidas de embargo en octubre de 1960, a la sazón los soviéticos ya se habían ofrecido para vender petróleo barato y comprar una tercera parte de la producción azucarera.

Nada es al azar, de este coqueteo y estos compromisos, los soviéticos instalan en Cuba los misiles nucleares que devienen en lo que conocemos como la Crisis de Octubre de 1961. Los EEUU responden con un embargo más estructurado y abarcador en 1962; téngase en cuenta que la balanza comercial Cuba-EEUU alcanzaba el 70% de las importaciones y exportaciones.

En estos primeros años se producen algunos intercambios comerciales con la China de Mao, algún que otro armamento, pero tecnología vieja. Mao no da señales claras que quiere cargar con Cuba, Fidel declara el carácter socialista de la Revolución y vocifera por doquier su lucha frontal con los EEUU buscando a gritos un patrocinador del lado Rojo.

Nada más parecido al propósito de la URSS con su ideología de la Revolución Mundial: se habían encontrado un líder “radical de izquierda” a solo 90 millas de los EEUU y el hecho que en la Crisis de Octubre la dirección soviética hubiese sellado la partida con los EEUU sin consultar con Fidel, dio el pie forzado para que el oportunista se situara como hombre fuerte y acreedor de una deuda histórica con los soviéticos.

El concubinato con los soviéticos llega a niveles inusitados: el ejército se encuentra al mando de Raúl Castro, de pensamiento mucho más afín al marxismo, que idolatra la figura de Joseph Stalin. Las fuerzas armadas se llenan de asesores militares soviéticos y de armamentos de última generación en la flota aérea, naval y terrestre. Cuba llegó a tener aviones supersónicos con capacidad combativa a escasos minutos de los EEUU y una base muy importante de submarinos soviéticos.

La penetración y el acceso de asesores soviéticos alcanza a todos los ministerios, el idioma ruso es oficial en la enseñanza de todos los niveles y las universidades soviéticas se abren a estudiantes cubanos por miles.

Fidel había encontrado la gallina de los huevos de oro. El país recibe todo el aseguramiento para la zafra azucarera, camiones, alzadoras, tractores, carretas, fertilizantes, combustible, todo, todo. Se renueva el parque de locomotoras, en parte para la industria azucarera y para todos los servicios del Ferrocarril central, se renuevan los talleres ferroviarios y el parque de vagones de cargas para todos los usos.

Los créditos de la URSS permiten un desarrollo sin límites de los recursos hídricos, se construyen las grandes presas del país y cientos de micropresas para dar cobertura a la industria azucarera y la agricultura en general. Los equipos de izaje, movimientos de tierras, perforación de pozos, camiones y la infraestructura técnica se realiza con maquinaria y asesoría soviética.

El país se llena de autos soviéticos de marca Volga, Lada y Moskovich, microbús y ómnibus de transporte, todos altos consumidores de combustible, al igual que la maquinaria más pesada, pero no importa, el combustible estaba disponible. Las empresas Autoimport, Tractoimport y Maquinport, exhiben en la reservas miles de equipos ligeros y pesados., el puerto de La Habana es una vitrina de la opulencia, donde por meses se estacionan todo tipo de equipos sin destino inmediato, es como si Moscú hubiese construido un oleoducto y lo hubiera conectado directamente con La Habana.

En la agricultura, incluyendo la cañera, a principios de los años 70, ya Cuba tiene riego localizado, por aspersión y tipo Pivot con ruedas automatizadas. Por estos años hay abundancia de equipos y dinero. Fidel con sus proyectos de Rey y ayudado por su hermano Mongo Castro acaba con la ganadería cubana, introduce la ganadería de pienso y clima frío y desecha la ganadería tradicional de pasto adaptada a nuestro clima, al propio tiempo introduce fuertes restricciones a los campesinos ganaderos y penaliza el sacrificio de animales aún a sus dueños, en otras palabras, nacionaliza la ganadería. Por aquellos tiempos la carne rusa en latas se hacía bien presente en todos los comedores, en la cuota normada y hasta de adorno en todas las bodegas del país. Fidel comanda grandes desarrollos en el café que terminan por decrecer esta industria, al punto que al pueblo se le ofrece un café normado y ligado con chícharo.

Los centros de investigaciones y los caprichos del Rey Midas, modifican las semillas de la caña tradicional y el plátano macho, que redundan en decrecimientos en picada de ambas producciones.

En la construcción, el acero al por mayor procedente de la URSS, créditos para la Industria del cemento y el prefabricado. Las edificaciones al estilo soviético, de poca calidad, horribles en diseño y muy costosos.

Fueron años de muchos errores y muchos derroches. Fueron años también de mucha politiquería y largos discursos sobre un futuro que nunca llegó, una comida que nunca estuvo en la mesa y un porvenir que todavía esperan los cubanos. Fidel vociferaba y utilizaba el pretexto del “Bloqueo” pero en la práctica lo tenía todo.

En 1972, Cuba es aceptada miembro pleno del CAME y en 1976 recibe de esta organización precios preferenciales para el azúcar, los cítricos y el níquel. Ya no era la ayuda solitaria de la URSS, a esta tubería de oro se le sumaba el concurso de todos los países socialistas de Europa., sin contar que Cuba había tenido y tenía importantes créditos del Japón, China, España, Francia e Italia, otros postores del mundo árabe, créditos que nunca honró debidamente, renegociados mil veces y que en su mayoría fueron condonados. Fidel, con absoluto descaro, era un ferviente enemigo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y defendía permanentemente que los países ricos tenían una deuda histórica con los países pobres.

El emperador del Caribe nunca cesó su apoyo a todos los movimientos guerrilleros del continente, a los cuales armaba, financiaba y formaba ideológicamente; no me cabe dudas, con la aprobación y complacencia de la URSS. En 1975, sin reparos, interviene en la guerra interna de Angola y después Etiopía, período que duró 15 años, con la intervención de 350,000 cubanos y la pérdida de 2500 hombres, cifra, esta última, no debidamente confirmada.

Muy activo el quinquenio 75-80, Cumbre de Países No Alineados, Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, eventos para denunciar al FMI, invitación a La Habana de los presidentes africanos y de otras naciones en desarrollo, fuerte apoyo a los movimientos guerrilleros, fuerte presencia en la ONU y en cuanto evento nacional o internacional Fidel pudiera utilizarlo para denigrar a los países capitalistas y EEUU en particular.

El embargo de los EEUU contra Cuba seguía formando parte de la maquinaria hipócrita de todos los discursos, pero la dictadura gozaba de dinero por tubería. En este quinquenio se pone en producción la fábrica de Combinadas cañeras KTP en Holguín, la fábrica de implementos agrícolas y se revoluciona Planta Mecánica de Santa Clara.

Por esa época el cubano de a pie está sometido a una fuerte carga ideológica de lo importante que era ser internacionalista como idea suprema de multiplicar la Revolución Socialista. Eran tantos los frentes abiertos por Fidel, era tanta su egolatría por convertirse en una figura mundial, que el pueblo de Cuba empieza a resentirse de productos básicos y una ausencia de futuro real. Ya han pasado 20 años de Revolución. En medio de esas circunstancias llega la tabla salvadora del Mariel en 1980, la dictadura limpia las cárceles, saca de las calles a los desafectos y vuelve a respirar tranquila por algunos años más.

La dictadura toma debida nota, mantiene el lastre de la guerra en Angola y Etiopia, pero todavía es enorme la ayuda soviética y del CAME, la tubería de oro se mantiene fuerte y vigorosa para el quinquenio 80-85. Se pone en marcha el megaproyecto de la Termoeléctrica Nuclear de Jaraguá, se duplican las inversiones de la industria niquelífera y perforación de petróleo. Comienzan las grandes construcciones de los proyectos de biotecnología y se vigorizan los proyectos de viviendas con la vitrina de Alamar.

Los soviéticos llegaron a ser tan complacientes con Cuba, que aunque al pedido de nuevas cuotas de petróleo, a precios por debajo del mercando mundial, se pronunciaron que no más, pero si el resultado de los ahorros de combustibles les permitía excedentes a los cubanos, tenían la potestad de vender ese petróleo a cualquier país de este mundo, lo cual hicieron en grandes cantidades. Eso les suena con el petróleo de Venezuela pocos años atrás, ¿verdad? Pues lo aprendieron con el petróleo Ruso , vender lo que te regalan; se siente pena al solo escribirlo.

Vuelven los discursos triunfalistas y de futuro, planes agrícolas que nunca se materializan y el comienzo del principio del fin.

El quinquenio 85-90 lo inicia un acontecimiento mundial, un activo político y renovador es elegido secretario General del Comité Central del Partido Comunista de  la Unión Soviética, Mijail Gorvachov, hombre pragmático, que se da cuenta que la Revolución Socialista Mundial es un fracaso. Pone en práctica la Perestroika, le da voz a todos los soviéticos y la posibilidad de denunciar los desmanes del sistema socialista. Importantes artículos pudimos leer en la renovada y libre revista Sputnik que narraba los enormes recursos que la Unión Soviética desviaba a Cuba, mientras muchos de sus pueblos vivían en la miseria.

Fidel, experimentado camaján, observa el panorama soviético, se da cuenta que pronto se acabará el pan de piquitos y se mueve con rapidez en todos los órdenes, pero ya es tarde, todos los medios de producción son del Estado y las fuerzas productivas del pueblo cubano están maniatadas. Hace algunos movimientos con los mercados campesinos y algunas licencias por cuenta propia, pero pronto les toma miedo y los vuelve a cortar.

En 1986 se inaugura el Centro de Biotecnología y varias inversiones conexas; Fidel vuelve a vender la idea que ya estamos hechos, en lo adelante viviremos de las vacunas y de un "porvenir maravilloso"en el campo de la salud como "potencia mundial", la agricultura y otros.

En Europa Socialista todo marcha en sentido contrario: Gorbachov ha destapado la caja de pandora y en lo adelante ninguna noticia es buena para el comunismo ruso. A finales de 1989 se produce la primera visita oficial del dirigente soviético a Cuba, Fidel en acto inusual lo recibe dando palmas sin parar y una cajetilla de risas de jinetero a turista, todo muy distinto a su modo usual de recibir invitados. Pretendía revivir un muerto. La gente cantaba esperanzada  "a gozar que llegó Gorbachov ... y todo se resuelve".

Pero Gorbachov se mantiene en sus trece, ratifica el valor de la Perestroika y la necesidad de un nuevo orden en la Unión Soviética, los países socialistas y el intercambio Comercial.

Fidel entiende que le han cortado la tubería de oro, que no tiene un país soportado con fuerzas propias, que ya no habrá Central de Jaraguá, que no contará con petróleo barato y ya sabe muy bien que vendrá la crisis. Comienzan los apagones, la escasez de combustible e insumos industriales y sobre todo un déficit muy importante de alimentos., ha comenzado el Período Especial de hambruna y deterioro acelerado del País. 

La dictadura hace algunos procesos de rectificación de errores y algunas fintas de cambios, pero Fidel declara públicamente que en Cuba no será posible una perestroika a solo 90 millas de los EEUU.

Tenían un arma valiosa, usada con anterioridad, pero nunca tan necesaria como ahora: el  "Bloqueo de EEUU". El necesario cambio lo sustituyen por la resistencia, se mueve como nunca antes la propaganda ideológica y ordena a todos los ministerios e instituciones hacer los cálculos de cuales habían sido las afectaciones a Cuba por 30 años de "bloqueo económico" del "malvado Imperialismo".

Recuerdo que a los encargados de preparar estos cálculos: aunque eran expertos en inflar estadísticas les era extremadamente difícil conformarlos ¿Cómo podía hablarse de Bloqueo, cuando Cuba por 30 años había vendido su azúcar a precios preferenciales, había tenido petróleo barato y a demanda, su economía soportada en todos los órdenes y un ejército armado hasta los dientes?

Con los números finales se fueron a la ONU de víctimas, el Bloqueo había puesto al país en ruinas y EEUU debía resarcirlos por semejante crueldad. El mundo les creyó y sacaron votaciones sobre votaciones a su favor, solo EEUU e Israel y uno que otro muy aislado votaron en contra.

Culpo a los soviéticos y después a los rusos de no haberse parado en ese atril de todas las naciones para decirles ¿de qué hablan? Esos números de supuestas afectaciones por el bloqueo tendrán que acompañarlos con miles de millones de dólares que les dimos en 30 años para al final quedarse en las ruinas. Los créditos residuales otorgados por la URSS, Cuba tampoco los pagó, aduciendo que los habían recibido de una nación que ya no existía.

Culpo también a muchas naciones poderosas, miembros plenos de las Naciones Unidas, que votaron en contra del "bloqueo" de EEUU sin hacer un pronunciamiento de los miles de millones otorgados a Cuba que cobraron a medias o que finalmente fueron condonados. También pudieron explicar de muchos financiamientos desviados en sus fines o que nunca tuvieron resultados.

Cuba nunca tuvo ausencia de tecnología, si bien EEUU les situaba Zancadillas con filiales en otros países, tecnologías similares les brindó la vieja Europa o los países más desarrollados de Asia. Cuba encontró siempre donde vender sus productos de exportación a precios subsidiados o a precios del Mercado Mundial.

Después de no pagar las deudas y pedir dinero a medio mundo, sobrepasan el Período Especial, EEUU los vuelve a beneficiar con la Orden Ejecutiva  de Pies secos y Pies mojados de 1995, que les permite nuevamente desaguar de Cuba a la disidencia interna y a una parte de los cubanos cansados de tanta mentira.

En 1998, Chávez se apodera de Venezuela y se convierte en el nuevo postor. Ya Cuba no tiene arreglo, pero les regala todo el petróleo que necesitan y les ayuda a no colapsar. Pasan 15 años donde nada progresa y el estatismo es la palabra de orden, mientras se marchan del país casi un millón de cubanos.

En los gobiernos de Lula y Dilma, se reciben importantes créditos y soportes, pero también suspendidos cuando Lula le propone a Fidel convertir parte de la producción azucarera en alcohol. Fidel opta por hacer un gran revuelo internacional y acusar a las naciones que convierten la producción de la tierra en combustible. Como resultado, de 150 centrales azucareros, hoy producen menos de 50 y la producción azucarera no alcanza el medio millón de toneladas. Que pena, Cuba ha tenido que importar azúcar. Cientos de pueblos vinculados los centrales se fueron a la más intensa pobreza.

Cuba ha tenido que importar sal, una isla rodeada de agua a temperatura tropical; ya no tenemos flota mercante, tampoco pesquera y tampoco aérea. Nuestro ferrocarril está en ruinas y el transporte de personas por carreteras es un caos. Las carreteras principales muy deterioradas, las calles de los pueblos en muy malas condiciones, la agricultura solo en números en la televisión, los apagones comenzarán sin mucha demora y poco funciona en ese país que valga la pena. La gente pasa trabajo hasta para respirar y el "Bloqueo" continúa en el NTV día a día.

Hace un par de meses la agencia CROWLEY, con cuatro salidas al mes desde Miami a La Habana, rebajó los precios de las libras a enviar a Cuba, cientos de TM fueron enviadas a familiares en la isla, productos de aseo personal, latas de carne, café y otros productos altamente necesarios, hoy permanecen los contenedores en el puerto del Mariel sin ser entregados a sus destinatarios, pronostican entregas en tres o cuatro meses.

La realidad era que la llegada de estas ayudas a parientes en Cuba, coincidían con la apertura de las tiendas en MLC y al gobierno no le interesaba esta competencia. Raúl presto a situar el Ejército en las calles, satanizar a los coleros y revendedores, y al propio tiempo crear brigadas de choque con macanas de palos de guayaba al estilo de los Tonton Macoute. ¿Tendrá la valentía y los testículos de decirle al pueblo cubano que las colas solo existen donde hay escasez? ¿Le dirán a los cubanos que desde el Período Especial, los barcos americanos llegan a La Habana con todo el pollo, el arroz y otros productos que el gobierno de Cuba pueda comprar? No lo creo, seguirán diciendo en la Mesa Redonda, en el Noticiero y todos los periódicos que el "Bloqueo"  es el responsable que en Cuba no hay economía ni dinero.

Un día, no muy lejano, La Bohemia, que vivió los mejores años de Cuba, que vivió 60 años de mentiras, será la Sputnik cubana para lavar la cara a tantos farsantes.

Escrito por Manuel Milanés

Manuel Milanés. Licenciado en Economía de la Universidad de la Habana. Empresario, Economista y Anticomunista.