Cubano con síndrome de Down necesita medicamentos y comida, pero el dinero no alcanza
Una cubana y su hermano con síndrome de Down, sumidos en la pobreza y olvidados por las autoridades, piden la ayuda de otros cubanos solidarios. La mujer espera que la denuncia remueva la conciencia de un gobierno que no se cansa de repetir una mentira: “nadie quedará desamparado”
Cubano con síndrome de Down en su casa precaria de Camagüey
 

Reproduce este artículo

Una cubana residente en Camagüey pide ayuda para su hermano que tiene el trastorno genético conocido como síndrome de Down. Sumidos en la pobreza y olvidados por las autoridades locales, ambos esperan como último recurso el socorro de otros cubanos solidarios, o que la denuncia remueva la conciencia de un gobierno cuyo mandatario designado, Miguel Díaz-Canel, no se cansa de repetir una mentira: “nadie quedará desamparado”.

“Tengo tremenda necesidad, estoy a cargo de mi hermano que es síndrome de Down. No recibe ayuda de nada, está flaquito y bajo de peso”, dijo Tania Ruiz García en un video del medio independiente CubaNet.

La mujer, quien habita junto con su hermano una casa muy pobre de paredes de tabla de palma y piso de tierra, confesó que ella también está enferma, por lo que la sobrevivencia se les hace más dura. Refiere que padece de cardiopatías, es hipertensa y otros problemas de salud.

“Mi hermano síndrome de Down necesita medicamento también, el dinero no me alcanza para el medicamento”, afirma.

“En cuanto a la comida, no puedo comprarle plato fuerte, no puedo comprarle cosas para que él se alimente, porque el dinero… todo es muy caro. No me alcanza, no me alcanza para nada de eso”, se lamenta.

A Ruiz García el gobierno les prometió materiales y otras ayudas, para mejorar las condiciones de su vivienda, pero hasta ahora no han recibido ninguna. “Tengo condiciones pésimas, con una chequera de 228 pesos cubanos [equivalentes a menos de 10 dólares mensuales] para los dos, que no nos alcanza”.

Y es que, con esa pensión, apenas puede pagar las facturas de corriente eléctrica, el agua, medicinas básicas…

“He pedido varias veces ayuda. Para una escuela [especializada], para materiales… me asignaron materiales [de construcción], pero son muy caros, tengo que pagarlos en efectivo y la chequera no me da para eso. Completos los materiales cuestan 24 260 pesos”, explica Tania Ruiz en el audiovisual.

Lo único que ha hecho el régimen por ellos, según refiere, es autorizarla a adquirir los materiales de construcción, comprándolos al mismo Estado. Pero “la casa se está cayendo, se moja, entra el agua; todo es pésimo” y no ve cuándo acabará su precariedad.

“Yo quisiera que alguien me ayudara. No sé… y no a mí: a mi hermano para que pueda salir adelante, tratar de alimentarse bien, y no tener que seguir en esta espera larguísima que siempre [del gobierno] me están diciendo que sí, y vienen y vienen a hacer papeles y papeles y no hacen nada”, denunció.

Tania Ruiz García, con su hermano al lado, lanza un pedido desesperado mediante el video filmado por CubaNet: “A ver qué solución le dan esto, el que pueda ayudarme…”