Vocero del régimen llama retardado mental al alcalde de Miami y defiende a GDZ
Manuel Lagarde, vocero del régimen cubano y director del portal oficialista Cubasí, salió en defensa de Gente de Zona y llamó retardado mental al alcalde de Miami, Francis Suárez
Randy Malcom y Alexander Delgado. /Foto: Facebook
 

Reproduce este artículo

Manuel Henríquez Lagarde, vocero del régimen cubano y director del portal oficialista de noticias Cubasí, ha salido este viernes en defensa del dúo de reguetón Gente de Zona, luego de la polémica que culminó con la exclusión de los artistas de un concierto por el fin de año en Miami.

Lagarde llamó a Miami “la ciudad del odio”, y le atribuyó a su alcalde, Francis Suárez, un “retardo mental”, por ser justamente en esa ciudad donde se originan las campañas que exigen a los artistas de la Isla tomar una posición clara en el conflicto político nacional y dejar de beneficiarse económicamente de presentaciones en la  capital del exilio cubano.  

Asimismo, recalcó el término “terrorismo cultural” empleado la víspera por el Embajador cubano en Estados Unidos, José Ramón Cabañas:  “Gente de Zona se ha convertido en la última víctima de la intolerancia neofascista que, durante décadas, ha marcado el ritmo de la política de terrorismo cultural en Miami”, escribió el vocero, que en otras ocasiones se ha dedicado a difamar a opositoras y voces de la disidencia cubana como Bertha Soler, Yoanis Sánchez, Tania Bruguera y Rosa María Payá.

Para el autor del texto titulado Gente de Zona, el bloqueo y el cacareo histérico de Miami, la exclusión de los reguetoneros del concierto que organiza Pitbull y tendrá lugar en el Bayfront Park de Miami, respondería, más que a sus relaciones con el régimen de La Habana, a los deseos del alcalde Francis Suárez de “seguir a pie juntillas la política de bloqueo contra Cuba arreciada por la actual administración Trump”.

 

 

“Llama la atención que durante el llamado deshielo de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos en la era Obama, los terroristas culturales de Miami no se hayan percatado del ‘historial que tiene Gente de Zona con el régimen cubano’”, señala el comentarista, al tiempo que recuerda que en esos años las autoridades llegaron a entregar a GDZ las llaves de Miami.

Este 2019, sin embargo, las presiones de un sector del exilio cubano, lograron que las nuevas autoridades de la ciudad les retiraran ese mérito.

En otro momento del texto, el autor atribuye un “espíritu intolerante” a la “mafia anticubana”, y señala que “Miami, la ciudad del odio, se ha destacado ‘culturalmente’ por la quema de cuadros, amenaza de bombas en conciertos, aplastamientos de discos y actos de repudio contra todo aquel que no reniegue (…) de sus raíces y su patria”.

En este punto el autor omite referirse al régimen cubano como inspiración original para los actos de repudio, y recurre, como es habitual en la retórica oficialista, a equiparar  los conceptos de “raíces” y “patria” con el sistema comunista vigente en la Isla.

El vocero del régimen señaló además que la campaña contra los artistas cubanos está liderada en redes sociales por “epígonos de los Pérez Roura y Ninoska Pérez, ahora disfrazados de payasos en Youtube”, en una alusión no tan disimulada al influencer cubano Alexander Otaola, uno de los principales promotores de esas campañas en Miami.

En ese sentido, criticó a Otaola por su papel en la cancelación de los conciertos de otros artistas cubanos como El Micha y Haila María Mompié, y llamó retardado mental al alcalde Francis Suárez: “Al primero lo excluyeron el pasado noviembre de un concierto del Día de Acción de Gracias y a la segunda, por el mismo retardo mental del alcalde de Miami, se le declaró persona non grata”.