Vertederos desbordados en Cabaiguán molestan a los vecinos
La podredumbre y fetidez pone en jaque la situación epidemiológica del territorio con una historia clínica donde constan diagnósticos de dengue, zika y otras enfermedades
 

Reproduce este artículo

El municipio espirituano de Cabaiguán suma al deterioro de sus calles, la escasez de alimentos y los precios astronómicos, un mal nuevo: basura en todas partes, en cualquier esquina y rincón de la ciudad, según reportan medios locales.

“De memoria sabemos que los carros recolectores no circulan por aquí desde hace buen tiempo y la Unidad Presupuestada de Servicios Comunales ignora cuándo rodarán”, declara un poblador. Las autoridades tomaron la iniciativa de contratar carretas para aliviar la situación, pero es evidente para los vecinos que aquello parece un regreso al pasado, a la tracción animal.

La podredumbre y fetidez pone en jaque la situación epidemiológica del territorio con una historia clínica donde constan diagnósticos de dengue, zika y otras enfermedades.

Según alegan medios locales, no hay personal para atender ese servicio, nadie quiere trabajar en Comunales. Actos de indisciplina acontecen a la vista de todos. Carretoneros contratados hacen el día al verter en los vertederos de la comunidad las inmundicias de medio Cabaiguán.

Únicamente una pala mecanizada higienizaría con regularidad el entorno, pero está fuera de servicio y una o dos veces a la semana se despeja el lugar mediante el trabajo manual. Se utilizan también los servicios de “limpiadores” particulares.

Por este medio, sólo en el mes de diciembre constan en los registros 2 340 metros cúbicos de desechos sólidos acopiados en 130 viajes y 50 mil 200 metros cuadrados de calles barridas en múltiples áreas.

En las afueras del municipio hay instalada una planta para el reciclaje de residuos sólidos, para contribuir al procesamiento de desechos y convertirlos en materia prima, proporcionar empleo a las  personas y viabilizar la descontaminación ambiental, pero si los desperdicios no se trasladan hasta allí el esfuerzo resulta en vano.