Turistas nacionales podrán pagar en moneda nacional en Varadero

A partir de la segunda quincena de noviembre los cubanos podrán alojarse en las instalaciones de Varadero y pagarlas en moneda nacional o con tarjetas en MLC.
Playa de Varadero. Foto de Artur Staszewski
 

Reproduce este artículo

A partir de la segunda quincena de noviembre, fecha de la apertura de Cuba al turismo internacional, los cubanos podrán alojarse en las instalaciones de Varadero y pagarlas en moneda nacional o a través de sus tarjetas en Moneda Libremente Convertible (MLC).

Ivis Fernández Peña, delegada del Ministerio de Turismo de Matanzas, acotó que el pago por la estadía en moneda nacional se calculará al cambio de 24 pesos cubanos por un dólar, como ha establecido el régimen cubano luego de la desaparición del peso convertible (CUC).

Quienes paguen con sus tarjetas en MLC recibirán un descuento del 10 por ciento.

Una nota de Granma indica que los turistas nacionales podrán acceder a todos los inmuebles y servicios, “aunque en un primer momento, hasta tanto se normalice la situación con la COVID-19, se consideró prudente destinar un grupo de hoteles para el mercado interno”.

Los pronósticos, anteriores a la pandemia, arrojaban que en 2021 unos 300 mil cubanos visitarían Varadero como turistas. En 2020 más de 80 mil vacacionistas nacionales se alojaron en el polo turístico más importante de la isla.

Varadero cerró para los cubanos en julio del 2021 como parte de las medidas restrictivas para contener el coronavirus. Desde abril último la situación epidemiológica allí era compleja por los altos índices de infestación provocados por la llegada de turistas rusos.

Otros destinos turísticos del país se inhabilitaron ante el avance de la COVID-19, pero Varadero continúo trabajando especialmente con viajeros provenientes de Rusia y Canadá. 

El Ministerio del Turismo priorizó la vacunación de sus trabajadores, en Varadero el 98 por ciento de la fuerza laboral fue vacunada.

Matanzas abre playas al público

Luego del anuncio de la reapertura de servicios en La Habana, otras provincias como Matanzas abrieron sus playas al público, como parte de la flexibilización de las medidas restrictivas decretadas anteriormente por la pandemia.

Pero a solo 72 horas de la noticia las aglomeraciones provocaron el cierre de lugares públicos. De esta manera, el Grupo Temporal de Trabajo en Matanzas decidió tomar medidas con las instalaciones que no cumplan los protocolos de bioseguridad establecidos.

El ranchón Del tenis perdió, por ello, su certificación sanitaria para prestar servicio a la mesa a la población por el descontrol y el hacinamiento que se observó en sus inmediaciones. 

El 26 de septiembre La Agencia Cubana de Noticias (ACN) informaba que retornarían a prestar servicio “las pizzerías Bellamar y Louvre, el complejo Villa Boca, el ranchón del Tenis, El Barco de la calle Narváez y el popular Coppelia”.

Los restaurantes abiertos debían cumplir con un “límite de capacidad al 50 por ciento, ventilación natural en espacios concurridos, uso obligatorio de la mascarilla o nasobuco y presencia de sustancias desinfectantes y pasos podálicos”.

Trascendió también la noticia de la apertura de las playas Tenis, Allende, la Caridad, el Bahía, Buey Vaca y el Mamey.
 

*Foto de Artur Staszewski