Tras amenazas de militares, huyen de Cuba los padres de Paloma
Yaima Caballero Peralta, madre de la bebé fallecida en Cuba luego de recibir una vacuna en un policlínico de La Habana, reveló a la prensa que ella y su esposo se encuentran en México, luego de recibir presiones de militares cubanos
Padres de Paloma junto a la niña. /Fotos: Instagram

Yaima Caballero Peralta, madre de Paloma Domínguez Caballero, la bebé fallecida a principios de octubre luego de recibir una vacuna de rutina en un policlínico de La Habana, ha revelado a la prensa que se encuentra actualmente en México luego de recibir presiones del aparato represivo cubano para que no siguiera exigiendo justicia por la muerte de su hija.

Caballero Peralta confirmó vía telefónica a ADN CUBA que poco tiempo después de la muerte de la niña, ella y su esposo acudieron a una citación en el Ministerio de Salud Pública de la Isla, ubicado en el Vedado, en 23 y N, para una reunión.

La pareja acudió a la cita pensando que recibirían noticias sobre el curso de la investigación prometida, pero en lugar de eso recibieron amenazas.

Yaima contó también que a la “reunión”, que ella califica como “un interrogatorio un poco complicado”, asistieron 4 personas: 3 militares y un médico. El encuentro se prolongó durante más de dos horas, y ante la pregunta del padre, los oficiales se identificaron, uno como Teniente Coronel y otro como Mayor. El médico presente se identificó como el Dr. Roberto Álvarez Fumero, director del PAMI (Programa de Atención Materno Infantil).

“Pensamos que nos iban a decir (…) no se preocupen, confíen en nosotros, nosotros no los vamos a defraudar…”, contó Yaima. Sin embargo al llegar se alarmaron por la presencia de “mucha seguridad” y “nosotros solos”.

Entonces la pareja sintió que había “algo extraño”. “Previmos, avisamos a un familiar y dijimos, si no saben nada de nosotros en dos o tres horas, pues hagan lo que tengan que hacer”, relató.

“Si tuvimos esa reacción fue porque nos sentimos así, teníamos un poco de miedo, estábamos nosotros solos, en un lugar que nadie sabía dónde estábamos, porque la citación fue un par de horas antes”, agregó.  

 

 

Los oficiales les realizaron “preguntas que no estaban a tono” y dijeron que conocían las denuncias que ellos estaban haciendo.  Los militares la acusaron de hacer falsas acusaciones contra instituciones y personas. “Las acusaciones son un crimen, y los crímenes se pagan con la cárcel”, asegura Yaima que les dijeron.

Caballero Peralta asegura que en ese momento estaba muy nerviosa. “Ellos no se identificaron cuando llegaron, pensábamos que todo tenía que ver con una comisión médica (…) que solamente tenía que darles tiempo a que ellos hicieran su trabajo, pero no creían que yo tuviera el derecho de hacer esas denuncias”.

Según declaró, sus trámites migratorios tomaron menos tiempo de lo normal— 3 días de los 20 días que suele tomar, por lo que considera que las autoridades prácticamente los animaron a que se fuera del país.

También contó que una semana después de la reunión, otros militares fueron a su casa, pero para entonces ya ella y su esposo se habían marchado a México.

A finales de octubre, la madre de Paloma inició una campaña en las redes sociales para exigir justicia por la muerte de su niña, y pidió a la comunidad de cubanos en Internet sumarse a su propuesta, que consiste en hacer viral la imagen de Paloma e incluir la palabra “justicia”.