Otro cuentapropista discapacitado es hostigado por el régimen
Ricardo Jesús Pupo Reyes, es discapacitado y trabajador por cuenta propia. Funcionarios del régimen cubano lo multaron por tomar un descanso mientras trabajaba como vendedor ambulante de alimentos en La Habana.
Otro cuentapropista discapacitado es hostigado por el régimen. Foto: CubaNet
 

Reproduce este artículo

Ricardo Jesús Pupo Reyes, es discapacitado y trabajador por cuenta propia. Funcionarios del régimen cubano lo multaron por tomar un descanso mientras trabajaba como vendedor ambulante de alimentos en La Habana.

La multa impuesta asciende a mil pesos. A pesar de las suplicas de Pupo Reyes para no ser multado los de inspectores del Departamento Integral de Supervisión (DIS) no atendieron su petición.

Mis hijas no tienen ni qué comer; no he podido pagar la licencia del mes de diciembre. ¿Cómo es posible entonces que el Estado diga que protege a las personas vulnerables?”, dijo a CubaNet.

El vendedor privado alega que lo estaban vigilando: “Me estaban cazando. Sin tener en cuenta mi impedimento físico me multaron”. Esta no es la primera vez que Pupo Reyes sufre el hostigamiento castrista. 

Según narró a la prensa independiente los inspectores lo multaron por estar haciendo “punto fijo”. 

Les enseñé mi licencia, mi carnet de impedido físico y la carta que me dio el Ministerio de Trabajo, que me autoriza a detenerme para descansar por ser una persona discapacitada, pero me dijeron que eso a ellos no les importaba”, denunció al medio.

Este cubano tiene que alimentar a cinco hijos y está espera de un sexto. Incluso aportó estos detalles a los inspectores que aseguró “se limpiaron con la noticia”.

Su reclamación ante la DIS no procedió a pesar de los testigos que llevó Pupo Reyes para demostrar que solo tomó un descanso breve.

La entidad estatal insistió en culpar al cuentapropista por detenerse, puesto que su patente no tiene permitido hacerlo. De esta manera la DIS contradice la autorización que el Ministerio del Trabajo dio a Pupo Reyes debido a su discapacidad física.

“¿Qué trabajo le puede costar al Gobierno dejarme trabajar en paz y tranquilidad? Yo sigo insistiendo en que no quiero ser una carga para el Estado, quiero ganar mi dinero, no quiero que me regalen nada, yo quiero luchar por los míos, aunque me falte una pierna y no creo estar pidiendo mucho”, expresó.

En julio 2018 el medio antes mencionado publicó una denuncia de Pupo Reyes, quien desde entonces era acosado por el régimen. Luego de salir la publicación las autoridades cesaron sus acciones contra él.

Hace alrededor de 10 años que Pupo Reyes labora como vendedor ambulante en la zona conocida como la Novia del mediodía. Reside en el municipio capitalino La Lisa.

Los cuentapropistas cubanos están en la mira del régimen que ha dispuesto severas sanciones contra ellos durante la “Tarea Ordenamiento”.

En su cruzada contra el trabajo privado el régimen dispuso la creación de una brigada de enfrentamiento a los cuentapropistas y la imposición de multas elevadas.