Régimen cubano asegura que no tiene dinero para comprar más combustible
Cuba produce apenas el 51% del combustible que consume y buena parte del resto se trae de Venezuela, un aliado estratégico
Consumo eléctrico en Cuba
 

Cuba está consumiendo más energía de la programada, pero no hay dinero para comprar más combustible con tal de suplir la demanda eléctrica, reconocieron las autoridades del Ministerio de Energía y Minas en una reunión este 7 de agosto.

La viceministra de esa organización, Tatiana Amarán, dijo que, en caso de demanda superior a lo normal, habría que salir a buscar más combustible en el mercado internacional o quitarle combustible a otros sectores de la economía estatal.

El ministro, Liván Arronte, dijo que la provincia más consumidora es La Habana y recordó que sólo el 51% del combustible consumido en Cuba se extrae de los pozos nacionales; el resto es necesario traerlo del extranjero, especialmente de Venezuela.

En los últimos meses medios de prensa del régimen han estado pidiendo a la población que consuman menos electricidad o inevitablemente volverán los apagones.

A mediados de septiembre de 2019 el país casi se paraliza por la falta de combustible. Este junio el periódico estatal ¡Ahora!, de Holguín, dedicó un artículo a este tema donde intenta sostener la opinión de que la escasez de combustible en Cuba es producto de la crisis generada por el nuevo coronavirus, y no una consecuencia de la falta de liquidez de la administración de Miguel Díaz-Canel.

Sin embargo, no hay apagones planificados para este verano en Cuba por déficit de generación, según Elaine Moreno Carnet, directora general de Uso Racional de Energía de la Unión Eléctrica. En declaraciones a la televisión oficialista, la directiva argumentó que la infraestructura nacional ha sido preparada para responder a niveles superiores de generación.

“Pueden ocurrir averías como consecuencias de tormentas eléctricas o eventos climatológicos, pero no por falta de electricidad”, dijo la funcionaria.

Cada año, el consumo eléctrico en la isla se dispara durante el período vacacional por las altas temperaturas y la mayor presencia de los cubanos en sus hogares.

Datos divulgados por el régimen indican que, durante cada mes de las vacaciones, el país destina 400 mil toneladas de combustible total a las centrales térmicas y a los emplazamientos de generación.

Pese a no existir un sistema de apagones programado para el verano, la funcionaria ha exhortado a que los cubanos hagan un uso racional de la energía y que contribuyan al ahorro.

Según datos oficiales, el consumo en el aérea residencial representa el 56% del total del país, mientras que los usuarios estatales y no estatales concentran el 44% de la demanda.