Presentan información adicional a CIDH en apoyo a medidas cautelares para Quiñones
El viernes pasado presentaron más elementos sobre el caso de Quiñones, entre ellos una declaración en video del hijo del reportero
Presentan información adicional a CIDH en apoyo a medidas cautelares para Quiñones

 

La Alianza Global Liberty (GLA) presentó información adicional a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en apoyo de la solicitud de medidas cautelares para el periodista independiente y abogado cubano, Roberto de Jesús Quiñones.

Según el comunicado oficial de esta organización, el viernes pasado presentaron más elementos sobre el caso de Quiñones, entre ellos una declaración en video del 14 de mayo de 2020, en la cual  el hijo del reportero independiente instó a Luis Almagro y a la CIDH a que tomaran medidas de precaución para su padre. 

El joven Quiñones expresó preocupación por el empeoramiento de la salud de su padre, así como solidaridad con el trabajo de tantas organizaciones y de todos los periodistas independientes cubanos. 

Un reportaje publicado por la televisión oficialista da cuenta de que entre marzo y abril más de 6 mil prisioneros cubanos recibieron libertad condicional anticipada debido a la pandemia del nuevo coronavirus, sin embargo, el poeta no se encuentra en dicha lista.

Desde finales de abril, abogados de la Consejería Jurídica e Instrucción Cívica (Cuba) y la Alianza Global por la Libertad (EEUU) solicitaron medidas cautelares a favor del periodista, condenado a un año de prisión en la Isla.

La solicitud, que fue dirigida a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), exige además al Estado cubano que adopte "las medidas necesarias para asegurar la protección inmediata de los derechos fundamentales a la vida y la integridad personal" de Quiñones Haces.

Los firmantes de la solicitud de medida cautelar también aluden a la pandemia de COVID-19 que azota Cuba y ha agravado la situación de los presos en la Isla. "En nombre del doctor Quiñones solicitamos respetuosamente una consideración expedita, tomando en cuenta el alto riesgo de contagio en lugares poco salubres", escribieron los abogados José Ernesto Morales Estrada y Jason Ian Poblete García.

La solicitud recuerda que Quiñones Haces "se encuentra en una situación de peligro inminente para su vida, con alto riesgo de daños físicos y psicológicos de carácter permanente, ya que permanece recluido en la cárcel provincial de Guantánamo sufriendo de varias condiciones físicas que ponen en peligro su bienestar físico y psicológico".

Tras considerar injusta la condena contra el reportero y abogado independiente, colaborador del medio Cubanet, ambos abogados piden a la CIDH que solicite al Gobierno de la Isla, entre otras acciones:

1. Adoptar las medidas necesarias para preservar la vida y la integridad personal del Dr. Roberto de Jesús Quiñones Haces.

2. Adoptar las medidas necesarias para que el Dr. Roberto de Jesús Quiñones Haces quede en libertad inmediatamente por su estado de salud, que cada día se deteriora físico y mentalmente, que lo puede llevar a la muerte.

3. Informar sobre las acciones adoptadas a fin de investigar los hechos alegados que dieron lugar a la adopción de solicitar medida cautelar y, así, evitar su repetición.

El cienfueguero fue acusado por los supuestos delitos de "resistencia" y "desobediencia" tras intentar cubrir el juicio contra los pastores Ramón Rigal y Ayda Expósito y condenado por el Tribunal Municipal de Guantánamo en 2019 a un año de privación de libertad, a partir del 11 de septiembre anterior.

Su esposa, Ana Rosa Castro Bertrán, aseguró a los abogados defensores de derechos humanos preocupados por el caso que Quiñones Haces padece asma, psoriasis, alergias, hipertensión, colon irritable, padecimientos o síntomas acrecentados por la insalubridad de la cárcel donde cumple su condena.

Amnistía Internacional (AI) envió una carta al gobernante Miguel Díaz-Canel en la que condenó el arresto de Quiñones y lo nombró "preso de conciencia".

Por su parte, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) publicó un informe que clasificó a Cuba como el décimo país del mundo con los niveles más altos de censura, tras mencionar el caso específico de Quiñones Haces.