Jorge Ramos: presidentes latinoamericanos deberían llamar “dictadura” a Cuba

El reconocido periodista declaró tras la represión de las protestas que estallaron el 11 de julio, que el régimen de La Habana debe ser señalado como una “dictadura” por los demás países de la región
Castro y la cúpula de la dictadura cubana
 

Reproduce este artículo

El reconocido periodista Jorge Ramos expresó tras la brutal represión de las protestas que estallaron el 11 de julio, que el régimen de La Habana debe ser señalado como una “dictadura” por los demás países de la región.

“Un primer paso. Los presidentes latinoamericanos podrían comenzar llamándole 'dictadura' al régimen que ha gobernado y reprimido Cuba desde 1959”, declaró en Twitter el renombrado comunicador.

Ramos añadió que “sorprende la resistencia de tantos mandatarios a hacerlo. Hagan la prueba y pregúntenles. ¿Es Cuba una dictadura? Ya verán”, conminó a sus colegas.

Jorge Gilberto Ramos Ávalos es un periodista y escritor mexicano. Trabaja como presentador de Noticiero Univisión, que se transmite en Estados Unidos y en 16 países de Latinoamérica. Ha ganado varios Premios Emmy.

Miles de cubanos tomaron las calles el pasado domingo para protestar contra el régimen del Partido Comunista al grito de “¡Libertad!”, y otras consignas conta Fidel y Raúl Castro, así como contra el mandatario actual Miguel Díaz-Canel.

Fue una jornada inédita en más de 60 años de régimen comunista, cuyo saldo es el de cientos de detenidos o desaparecidos, una cifra indeterminada de heridos y la muerte de un civil a manos del Ministerio del Interior, única reconocida por el gobierno.

La brutal represión se desató luego que Díaz-Canel ordenara a las fuerzas de seguridad y a los partidarios del castrismo a salir a “combatir” a los manifestantes pacíficos. Desde entonces, las autoridades ejercen un fuerte control para impedir nuevas protestas.

 

Cuba es una dictadura

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció este jueves la indefensión de los detenidos en Cuba durante las masivas protestas de los últimos días.

La organización no gubernamental con sede en España, explica que los tribunales de la isla estarán cerrados durante una semana. Por tanto, durante ese tiempo será imposible interponer recursos en favor de “las víctimas de la represión en Cuba”, informó la agencia de noticias EFE.

“No hay ley, Cuba se encuentra en un estado de sitio o excepción no declarado, mientras las fuerzas represivas continúan con la represión, organizando redadas, allanando viviendas para detener a manifestantes con total discrecionalidad y violencia”, explicó el OCDH que cuenta con una red de observadores en la isla.

Lo cierto es que en Cuba sucede lo que nadie querría en un país pretendidamente democrático, incluso aquellas personas de “izquierda” quienes, respecto a la isla “comunista”, callan ante arbitrariedades que no soportarían ellos mismos.

La ONG Cubalex, que da asesoría legal a defensores de derechos humanos, ya suma en su listado 380 detenidos y desaparecidos durante las protestas de varios días. El número crece constantemente porque la policía política y las fuerzas especiales del Minint y el ejército están cazando en sus domicilios a quienes identifican como participantes en las protestas.

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rigths Watch, criticó la persecución contra los manifestantes, que llega al punto de encerrar por “instigación a delinquir” a quienes corearon consignas en las protestas.

“Para el régimen cubano, gritar 'Patria y vida' en una protesta puede ser un delito”, denunció Vivanco en Twitter, al tiempo que compartió una entrevista en Televisión Nacional donde una coronel del Ministerio del Interior confirmaba que están cazando a los manifestantes.

Cubalex pidió ayuda en redes sociales para seguir localizando a las personas detenidas hasta ahora. “Escríbenos si conoces datos de personas desaparecidas o apresadas. Cubalex se moviliza para ayudar a los detenidos en la redacción de Habeas Corpus”, agregan en su Twitter oficial.

Dicho listado se va actualizando a medida que llega información desde el país, pues las comunicaciones fueron interrumpidas por el régimen de La Habana para evitar denuncias.