Cubanos del exilio reaccionan a conversaciones entre La Habana y Washington

Liberación inmediata de presos políticos y respeto a los DDHH de los cubanos, incluidas elecciones libres, son “los únicos puntos a tratar con la dictadura”, opinó Rosa María Payá
Migrantes cruzan frontera de México con Estados Unidos. Foto: Shutterstock
 

Reproduce este artículo

El gobierno de los Estados Unidos y el régimen de Cuba se reunirían el próximo jueves en Washington para discutir temas migratorios, en medio de un extraordinario éxodo de cubanos, según reportó este lunes la agencia de noticias Reuters.

La Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC) expresó su rechazo al anuncio del inicio de negociaciones migratorias entre el gobierno de los Estados Unidos “y la tiranía comunista de Cuba”.

Según la directiva de la coalición de organizaciones opositoras en un comunicado al que tuvo acceso ADN Cuba, “estas negociaciones en este momento están erradas” por varias razones.

La ARC expone que el gobierno castrista “es un régimen violador de derechos humanos que ha cometido y comete crímenes de lesa humanidad. El intercambio a nivel de negociaciones de este tipo a menos de un año de la rebelión popular del 11 de julio en Cuba con la consecuente serie de juicios y condenas masivas a los manifestantes constituye un verdadero regalo a una dictadura a la que se le debe castigar por su opresión al pueblo cubano”.

Además, sentarse a la mesa con representantes de La Habana envía, según la ARC, “un mensaje de debilidad y no de apoyo al pueblo cubano, en momentos en que la lucha por la libertad se incrementa progresivamente en el país”.

La coalición agrega que las negociaciones “son el resultado de la presión migratoria que el régimen ha ejercido en contra del gobierno americano en los últimos meses.  No es nada sorprendente.  Cada vez que crece la rebeldía del pueblo cubano, el Régimen ofrece una válvula de escape”.

Señalan en el comunicado que la migración hacia Estados Unidos, “particularmente bajo administraciones demócratas, ha sido utilizada tantas veces por la dictadura castrista como arma política que se hace tristemente predecible la maniobra.  Los Estados Unidos no debe capitular ante este chantaje”.

La Asamblea de la Resistencia Cubana llamó “al exilio cubano y a todas las comunidades hermanas, a todos los americanos amantes de la libertad, a protestar cívica y pacíficamente ante esta ignominia”.

Rosa María Payá, activista a favor de la democracia en la isla y fundadora de CubaDecide, respondió al anuncio de conversaciones exponiendo en Twitter los que, a su juicio, son “los únicos puntos a tratar con la dictadura” de La Habana. Según publicó la opositora, el gobierno de los EE. UU. solo debe pedir a La Habana la “liberación inmediata de todos los presos políticos”, y el “respeto a los DDHH de los cubanos, incluidas las elecciones libres”.

“Claro, que estos [puntos] no van en la conversación, son condiciones antes de sentarse. Y se acaba la crisis migratoria”, agregó Payá.

“Estados Unidos debería centrarse en acabar con el régimen en beneficio del pueblo cubano”, dijo Marcell Felipe, presidente de la Inspire America Foundation.

“Una vez más, Estados Unidos va a rescatar al régimen”, agregó el abogado cubanoamericano, en declaraciones a ADN Cuba. Según Marcell Felipe, tras el aumento de represión a raíz de las protestas del verano anterior en Cuba, el gobierno norteamericano estaría “abriendo la válvula de escape del régimen cada vez que se enfrenta a la ira de su pueblo”.

Este lunes, Reuters reveló en exclusiva un plan para las que serían las conversaciones formales de más alto nivel de Washington con La Habana desde que el presidente Joe Biden asumió el cargo. El viceministro de Relaciones Exteriores Carlos Fernández de Cossío encabezará la delegación cubana, informaron dos fuentes al medio citado.

La Casa Blanca quiere que el régimen comunista acepte más deportados del número récord de cubanos que llegan a la frontera sur de los Estados Unidos, dijeron a Reuters un funcionario estadounidense y otra fuente bajo condición de anonimato.

“Hemos visto un aumento significativo de inmigrantes cubanos irregulares hacia Estados Unidos, tanto por vía terrestre como marítima”, respondió un portavoz del Departamento de Estado a preguntas de Reuters. “Los cubanos ocupan actualmente el segundo grupo más grande que llega a la frontera suroeste de Estados Unidos”, señaló el funcionario.

El número de cubanos detenidos en la frontera estadounidense con México se disparó a 16 531 en febrero, el total más alto registrado en un solo mes, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos.

Desde octubre de 2021, el régimen cubano dejó de aceptar nuevas deportaciones provenientes de Estados Unidos, declaró a El Nuevo Herald un portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés).

En lo que va del año fiscal 2022, solo 20 cubanos se repatriaron voluntariamente a la Isla, pero el gobierno cubano “no ha aceptado ninguna deportación de ICE a través de vuelos comerciales o chárter”, explicó la fuente.

Recomendaciones

 

Relacionados