Menéndez: es hora de escuchar el llamado del pueblo cubano y actuar

“Estoy aquí para pedirle a los líderes internacionales a los presidentes de otros países que se levanten en solidaridad con el pueblo cubano”, dijo Bob Menéndez en un discurso ante el Senado sobre la política de EEUU hacia la isla tras las protestas del 11 de julio
 

Reproduce este artículo

Robert “Bob” Menéndez, presidente la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de los Estados Unidos, instó este 28 de julio a la comunidad internacional a respaldar al pueblo cubano en su lucha contra el régimen castrista, a propósito del estallido social del 11 de julio, duramente reprimido.

“Estoy aquí para pedirle a los líderes internacionales a los presidentes de otros países que se levanten en solidaridad con el pueblo cubano”, comenzó Bob Menéndez su discurso en el Senado sobre la política de Estados Unidos hacia la isla.

Dejó claro que los ciudadanos de la isla se levantaron “para pedir libertad y el fin de décadas de una dictadura”. Definió lo que ha pasado en la isla este mes como algo “histórico”, pues “las demostraciones que comenzaron el 11 de julio se diferencian otras, porque lo que comenzó como una pequeña protesta en San Antonio de los Baños se esparció por toda la isla en cuestión de horas. Cubanos desde todas las áreas con mucho coraje se levantaron para pedir un cambio hacia la democracia”.

Menéndez llamó la atención sobre que muchos de quienes se lanzaron a las calles “son afrocubanos que estaban pidiendo el fin de la discriminación y las injusticias, (…) jóvenes cubanos que están soñando con un futuro más brillante en su país, artistas del Movimiento San Isidro cantando 'Patria y Vida'”.

Menéndez enfatizó que “las personas en Cuba están gritando y pidiendo libertad”, por lo que más allá de la política y las ideologías, “el mundo libre tiene una responsabilidad de apoyar a todas aquellas personas que todavía no lo son, y el pueblo de Cuba está muy distante de ser libre”.

Decidido a “romper algunos mitos de cómo es la vida bajo el régimen cubano”, Menéndez denunció que “por décadas ha reprimido de una manera brutal y sistemática al pueblo cubano, miembros del Partido Comunista y sus acólitos se enriquecen” a costa de ellos. “Cuba continúa siendo una sociedad comunista con un solo partido, donde el pluralismo y los principios de las democracias participativas son ilegales”.

Como “en Cuba no hay elecciones libres ni justas, Miguel Díaz-Canel no fue escogido popularmente”, sino “puesto a dedo por los Castros, [y] como su sucesor tiene la misma ideología, dice las mismas cosas, habla de la continuidad… que es la continuidad de la represión”, expresó el senador. También denunció la falta de libertad de prensa y que los periodistas independientes “son perseguidos con violencia, acoso, se mantienen en prisión o en arrestos domiciliarios”.

Menéndez expuso, además, que “no hay libertad para conectarse a internet en Cuba, el régimen monitorea el tráfico online, bloquea sitios y cobra tanto dinero en los planes de datos que la mayoría de los cubanos no pueden costearlos”. Cuando se asustan en el gobierno “por lo que el pueblo cubano está haciendo y diciendo apagan el internet, (…) tienen miedo de su propia gente, de su propio pueblo, pero esto tiene consecuencias”.

Criticó la falta de “libertad de expresión” en la isla, donde muchos son “enviados a prisión o despedidos de los trabajos por atreverse a expresar una opinión contraria”. Incluso, por “crímenes orwellianos” como la “peligrosidad social”, la “policía política te puede restar si ellos deciden que tú podrías cometer un crimen político en el futuro”.

El político celebró que “la brutalidad de este régimen no ha tenido éxito en extinguir la llama y el deseo de la libertad de los cubanos”, como se vio en el estallido del 11 de julio. Opinó que el castrismo respondió “como todos los regímenes totalitarios: con violencia, con represión con censura, los apagones de internet trataron de impedir que el pueblo utilizara las redes sociales para que los ojos del mundo no vieran lo que estaban viviendo, pero la verdad se hizo viral”.

“No se equivoquen, la incitación a la violencia vino desde arriba, desde el propio gobierno. Fue Miguel Díaz-Canel, el que ostenta el título de presidente de Cuba el que promovió que sus acólitos atacaran al pueblo que estaba pacíficamente”, denunció Menéndez.

“Ningún líder invoca y pide a las personas de un país que se vuelvan en contra de sus hermanos y de sus hermanas. ¿Quién hace eso? Díaz-Canel lo hizo”.

El senador demócrata dijo que “organizaciones internacionales de derechos humanos estiman que más de quinientos personas han sido detenidas, la mayoría enfrentan cargos arbitrarios”.

En su discurso, como antecedentes de este momento de la disidencia, recordó la muerte en el 2012 del líder opositor Oswaldo Payá, y la represión constante que ha sufrido Berta Soler y las Damas de Blanco por sus protestas pacíficas. Menéndez también denunció el trato explotador que reciben los médicos cubanos en las “misiones” internacionales, un negocio lucrativo para el régimen, mientras que en la isla las condiciones sanitarias son cada vez más deplorables.

También aplaudió que, al tiempo que “el pueblo cubano empuja por un nuevo amanecer en su país, la comunidad cubanoamericana en los Estados Unidos nunca ha dejado de apoyar a sus hermanos y hermanas (…), trabajan hasta el cansancio para apoyar a sus familiares en Cuba, de ahí que su clamor por la libertad se escuche alto y claro alrededor del mundo”.

Dijo que, aunque ve como un avance recientes medidas y pronunciamientos de la administración Biden “en apoyo al pueblo cubano”, también “tiene que trabajar con sus socios internacionales para apoyar la lucha por los derechos humanos y la democracia en Cuba”.

Mencionó como algo positivo, que se logró una declaración conjunta de las cancillerías de veinte países para condenar los arrestos masivos de los manifestantes en Cuba, entre ellas algunas naciones que nunca se habían pronunciado sobre el tema. Sin embargo, Menéndez deploró la ausencia de Canadá, España y la Unión Europea (como bloque comunitario).

Se preguntó si a “los españoles les importan más sus inversiones en hoteles que los derechos humanos del pueblo cubano. ¿Será posible que Canadá dé más importancia a sus inversiones en minería que a los derechos humanos del pueblo cubano?”.

“Es hora de que la comunidad internacional escuche el llamado del pueblo cubano y actúe”, dijo Menéndez.

También se refirió a una “mesa de trabajo” anunciada por Biden, en la que estudiarían la manera de que las remesas lleguen a la isla fuera del esquema de empresas militares del régimen. “Es justo que el trabajo duro de las familias cubanoamericanas pueda proveer recursos a sus familias, en vez de que sea usado para enriquecer a élites del Partido Comunista de Cuba”, dijo el senador.

“Debemos continuar ejerciendo presión sobre quienes violen derechos humanos, y elevar nuestro apoyo al pueblo cubano”, añadió, en alusión a las sanciones a figuras del régimen.

“El ejército cubano tiene que entender que, si su poder viene del pueblo, pues el pueblo está protestando, quiere libertad. No uses tus armas en contra de tus hermanos y hermanas si quieres tener un futuro en Cuba”, declaró Bob Menéndez dirigiéndose a los militares.

También rechazó la propaganda del castrismo que achaca la situación de la isla a la política de EEUU contra la dictadura. “El verdadero embargo es el del régimen comunista en contra del pueblo, que no puede acceder a comida, medicinas o artículos de primera necesidad sin su consentimiento”, dijo el senador.

“No se equivoquen. Cuando salió el pueblo a protestar, no protestaron diciendo dame comida, vacunas, trabajo. No. Una palabra se escuchó: Libertad, libertad, libertad (…) Sin libertad ni democracia, no hay Patria y Vida”, concluyó Bob Menéndez.

 

Senado de EEUU aprobó resolución a favor de democracia en Cuba

Este 28 de julio se aprobó una resolución bipartidista donde piden que el régimen cubano rinda cuentas por su violenta respuesta a los ciudadanos que marcharon por sus libertades básicas, democracia y respeto de los derechos humanos.

Al celebrar la aprobación, Bob Menéndez fue acompañado por los senadores Marco Rubio –republicano, miembro de más alto rango del Subcomité sobre el Hemisferio Occidental–, el demócrata Dick Durbin y Jim Risch –republicano, miembro de más alto rango del Comité de Relaciones Exteriores del Senado.

“A medida que el régimen de Díaz-Canel continúa su campaña de represión violenta, desapariciones y encarcelamiento arbitrario para tratar de amordazar el movimiento prodemocracia en Cuba, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado se está pronunciando unánimemente en absoluta solidaridad con los miles de cubanos que han arriesgado todo para liberarse del puño de hierro de la dictadura que ha aplastado su espíritu por más de 60 años”, dijo el senador Menéndez.

“Me siento muy orgulloso de liderar este esfuerzo para dejar claro que los demócratas y los republicanos estamos unidos al decir que no vamos a pasar por alto, romantizar o justificar la brutal opresión del régimen cubano a los derechos humanos más básicos y democráticos, o su desprecio absoluto por las aspiraciones de su propio pueblo”.

Menéndez se comprometió a seguir “trabajando arduamente con mis colegas y con el presidente Biden para cerciorarme que los Estados Unidos continúe haciendo nuestra parte para apoyar a los valientes hombres y mujeres cubanos que están luchando por forjar una apertura política en su país (…)”.

Por su parte, el senador de Florida, Marco Rubio, dijo: “Mientras el régimen comunista y opresivo de Cuba sigue reteniendo al pueblo cubano como rehenes tras 62 años de represión y abusos, aplaudo la aprobación (…) de esta importante resolución bipartidista (…) Estados Unidos debe apoyar al valiente pueblo de Cuba en su lucha por sus libertades básicas y en contra de la tiranía”.