Elecciones libres: garantía para la democracia

Académicos y figuras destacadas del exilio conversaron sobre la importancia de las elecciones para una Cuba plural y democrática. El encuentro forma parte de la serie que impulsa ADN Cuba para reflexionar sobre el futuro de la isla
 

Reproduce este artículo

Académicos, periodistas y personalidades relevantes del exilio cubano coincidieron este viernes en la importancia de un sistema electoral libre y sólido como garantía para la democracia en una Cuba futura.

Reunidos en uno de los conversatorios organizados por ADN Cuba para reflexionar sobre el futuro de la isla, en un eventual escenario postotalitario y democrático, los participantes afirmaron que la organización de elecciones libres y plurales, y la construcción de un sistema electoral independiente del resto de poderes, están entre los principales desafíos que encarará la anhelada república.

El doctor en filosofía Orlando Gutiérrez-Boronat, cofundador del Directorio Democrático Cubano, organización que busca una transición democrática en la isla y el restablecimiento de los derechos humanos, definió como sumamente necesario que los cubanos dejen de ver la política como algo emanado del Estado.

El derecho a gobernar del Estado se origina en los individuos, que son la base de la soberanía, subrayó el académico y luchador por el cambio político en Cuba, al tiempo que comentó que los hacedores de la nueva república tendrán muchas más cosas que decidir, aparte de su sistema electoral.

Entre éstas ubicó el tipo de gobierno, parlamentarista o presidencialista; la organización político-administrativa, federal o unitaria; y la separación de poderes. Todo ello, bien estudiado e implementado, contribuye a la libertad del individuo, y está demostrado que el cubano con libertado florece, afirmó Gutiérrez-Boronat.

Para Horacio García, presidente del Consejo por la Libertad de Cuba, la máxima expresión de las democracias son las elecciones, razón por la cual hay que pensar bien desde ahora en cómo se instrumentarán en la república que eventualmente sustituya al actual régimen.

En Cuba, después de tantos años de tiranía, el tránsito hacia la democracia debe ser lo más breve posible. Por tanto, es vital proveer al gobierno temporal con una ley electoral que permita al soberano elegir legítimamente a sus gobernantes a la mayor brevedad, expuso García, cuya organización ha estado tiempo estudiando e ideando una ley electoral democrática y plural para Cuba.

Leonardo Martín, investigador del Centro para el Estudio de las Sociedades Abiertas (CESCOS), comentó el caso uruguayo, una de las democracias más consolidadas del hemisferio, y analizó que éste demuestra que son posibles el pluralismo y la alternancia política en un contexto de paz y crecimiento.

Contrario a lo que el oficialismo cubano aduce sobre las democracias liberales, Uruguay, Costa Rica y muchos otros países han florecido bajo sistemas plurales y democráticos.

Respecto a las elecciones, Martín, profesor de "Política y Sociedad Uruguaya", y asesor político y parlamentario en la nación sudamericana, subrayó que son uno de los tres pilares que aseguran la gobernabilidad junto al sistema de gobierno y el sistema político.

De ahí su importancia y la necesidad de que se constituyan con reglas claras que sean aceptadas por todos, para dotar a todo el sistema de legitimidad, sentenció.

José Gabriel Martínez, periodista cubano y politólogo graduado de El Colegio de México, coincidió en la esencialidad de unas elecciones libres y competidas para cualquier régimen democrático. Sin embargo, subrayó, las elecciones son una condición necesaria, pero no suficiente para la democracia.

Es importante que en una nueva república no nos sintamos satisfechos sólo con la dimensión procedimental de la democracia, sino que busquemos sustantivarla de manera permanente, afirmó Martínez, que expuso que para ese afán será menester la fiscalización exhaustiva de los servidores públicos y los partidos.

Con ello se intenta prever el desgaste y la autolesión de la democracia por prácticas corruptas de élites, así como la irrupción de nuevos proyectos supuestamente mesiánicos que acaban pisoteando las libertades.

El conversatorio “Elecciones libres: garantía para la democracia” pertenece a una serie de ADN Cuba sobre el país deseado por muchos cubanos, que continuará en los próximos días con otras entregas.

Hasta el momento también se ha conversado sobre la libertad académica y artística en la isla, y sobre iniciativas que buscan construir un país plural y verdaderamente representativo de las ideologías, intereses y necesidades de los cubanos.

Tags