Senado de California recibe con honores a diplomático cubano mientras régimen fue excluido de Cumbre

Senadoras demócratas presentaron a Alejandro García del Toro, segundo de la embajada del régimen en EEUU, quien se declara “Fidelista por siempre”, en honor al exdictador comunista
Alejandro García del Toro y Senado estatal California. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

Mientras la Administración Biden oficialmente excluyó al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel de la IX Cumbre de las Américas, celebrada en Los Ángeles del 6 al 10 de junio, el Senado Estatal de California recibió con honores a Alejandro García del Toro, segundo jefe de la misión diplomática del régimen de La Habana en Washington, reveló este lunes el diario local Voice of OC.

Para vetar a Cuba, además de las dictaduras de Nicaragua y Venezuela, la Casa Blanca alegó el historial de violaciones a los derechos humanos del régimen unipartidista caribeño, y la ola represiva desatada tras el levantamiento popular de julio de 2021 en más de 60 localidades de la isla. Este lunes la Fiscalía cubana reconoció que al menos 381 personas han sido condenadas por las protestas antigubernamentales, mientras que el número general de presos políticos supera los 1000 detenidos, según las ONG Justicia 11J y Prisioners Defenders.

Además, Biden también mantuvo a Cuba, que apoya la invasión de Rusia a Ucrania, en la lista del Departamento de Estado sobre gobiernos “patrocinadores del terrorismo”. Pero los líderes del senado estatal californiano calificaron como “un gran honor” dar la bienvenida al jefe adjunto de la Misión de Cuba a los EE. UU., quien fue recibido como un “dignatario muy especial” en las cámaras del Senado, una práctica poco frecuente en años pasados, según el periodista de investigación Norberto Santana Jr.

Del Toro es un diplomático cubano que fue embajador en Bahamas y se declara en redes sociales un “Fidelista por siempre”, en honor al exdictador Fidel Castro, fundador del régimen de partido comunista que impera en la isla hace más de 60 años.


“Justo antes de la Cumbre de los Estados Unidos, los senadores estatales de California se pusieron de pie y le dieron al régimen comunista de Cuba una entusiasta ovación”, informó Santana en Voice of OC.

Al comienzo de la sesión del 26 de mayo, la presidenta provisional del Senado, Toni Atkins, demócrata de San Diego, señaló que estaba “increíblemente honrada” de presentar a Alejandro García del Toro, subjefe de misión de la embajada de Cuba en D.C. El diplomático fue escoltado a las cámaras por la presidenta del Caucus Latino del Senado, María Elena Durazo, otra demócrata de Los Ángeles.

Atkins, quien mencionó que viajó a Cuba dos veces, agregó que Del Toro estaba en la ciudad para “reunirse con líderes sindicales locales”, entre otras actividades en Sacramento.

“Ni una palabra sobre el hecho de que el distinguido honor que le otorgaron a Del Toro es un privilegio que los cubanos comunes no tienen: acceso a su propio gobierno, y mucho menos la oportunidad de disentir”, criticó el periodista citado. En cambio, Atkins y el Senado estatal le ofrecieron al régimen de Cuba una “cálida y maravillosa bienvenida californiana”, en sus propias palabras.

Además, permitieron al representante del régimen comunista dirigirse a los políticos a micrófono abierto. “A pesar de la muy mala narrativa que es común escuchar en los medios estadounidenses sobre Cuba”, dijo Del Toro, “podemos asegurarles que Cuba no es una amenaza para los EEUU”.

Agregó que “uno de los principales objetivos del gobierno cubano, incluso del pueblo cubano, es tratar de tener mejores relaciones, relaciones mutuas y respetuosas con los EEUU y eso incluye, por supuesto, relaciones de beneficio mutuo con el Estado de California”.

El periodista Norberto Santana Jr. opinó que “la historia plantea dudas sobre si este tipo de compromiso unilateral y silencioso [con el gobierno cubano] solo abre oportunidades económicas limitadas para unos pocos y obstaculiza el progreso de la democracia, las normas laborales justas o los derechos humanos para la mayoría”.