Periodista oficialista estalla por aumento de precio del hipoclorito en medio de la pandemia

El ordenamiento ha subido el precio del hipoclorito en Cuba en nueve veces, a pesar de ser el componente principal de muchos hogares para desinfectar manos y superficies.
Hipoclorito de sodio. Foto: Yaciel Peña/ACN
 

Reproduce este artículo

Los aumentos de precios bajo el manto de la llamada “Tarea Ordenamiento” están marcando el inicio de este 2021 en Cuba. De ello no escapa ni lo esencial para mantener cierto nivel de desinfección en estos tiempos de pandemia, en un país donde el gel de manos, el jabón y hasta el agua son activos cuya consecución puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza.

Es así que el hipoclorito de sodio, componente principal de muchos hogares para desinfectar manos y superficies, y prevenir en alguna medida un eventual contagio de COVID-19, también subió de precio y lo hizo en nueve veces, según denunció recientemente un periodista oficialista a través de las redes sociales.

“Un pequeño frasco de hipoclorito de sodio que costaba un peso, ahora aumentó a ¡NUEVE pesos!”, escribió en Facebook Arturo Chang, quien de acuerdo a lo reflejado en su perfil de esa red social ejerce como gestor de audiencias y plataformas de redes sociales en el periódico Trabajadores.

Su queja por el aumento de precio de la solución desinfectante ha motivado hasta el momento decenas de comentarios y reacciones, la mayoría de las cuales coinciden en que se trata de un aumento desproporcionado respecto a la elevación de los salarios y la situación epidemiológica del país, que en estos momentos padece un tercer rebrote de la pandemia de coronavirus.

“Ese por ejemplo es un precio abusivo. Subió nueve veces, en tanto nuestros salarios solo subieron cuatro, a eso súmele unos cuantos productos y bienes que subieron más de cuatro veces, seguimos en las mismas”, escribió el usuario identificado como Giovany Peñate, en clara muestra de inconformidad sobre cómo se están reordenando los precios y salarios en el ordenamiento monetario y cambiario emprendido por el régimen.

“Algo parecido al pan de Pánfilo, de un medio ahora cuesta 19 medios más, todos los días sale alguien del gobierno diciendo que hay que revisar los precios incluso del estado, me pregunto hasta cuándo seguirán los libretazos afectando al pueblo”, cuestionó por su parte Sifredo Ramón García.

Varios de los que comentaron en el breve post de Chang acudieron a las típicas claves de humor e ironía con las que los cubanos intentan sobreponerse a las carencias, penurias o elementos incómodos de su realidad. 

“¿Se fabrica en Cuba o se importa?”, preguntó sobre el hipoclorito Fernando Morasky, quizás anticipando la explicación que pudiera ocurrírsele a algún ideólogo del régimen para justificar el alza en el precio de un producto tan básico. “¿Nueve pesos el hipoclorito? Me he quedado con hipo”, bromeó por su parte Maricel González.

Otros de los opinantes en el post consideraron que el alza del precio no era tan significativa, habida cuenta que con el “frasquito” podían prepararse 15 litros o más de una solución desinfectante y eficaz para eliminar gérmenes como el causante de la COVID-19.

Sin embargo, las quejas de los cubanos radican en el hecho de que, al sumar todos los incrementos de precios, incluyendo los que finalmente terminan pareciendo asequibles, los salarios aumentados quedan en nada y siguen sin permitir que un trabajador viva dignamente de esos ingresos, más aún en un contexto de escasez generalizada e inflación.