Memografía de una Revolución

Cuba no tiene un MoMa, como Nueva York, pero tiene un museo del MEME. En cualquier lugar de la isla das un pisotón y salen tres músicos, cinco chivatones y 10 memes. Este artículo juega con memes y la creatividad de los cubanos, valorando el justo lugar que ocupan en la crítica al régimen, que seguramente se preocupa por la existencia de tales imágenes con problemas ideológicos
 

Reproduce este artículo

 

Nueva York tiene el MoMA, pero Cuba lo supera. Tiene un museo del MEME. De San Antonio a Maisí, das un pisotón en cualquier esquina y salen tres músicos, cinco chivatones y 10 memes. Los repartirían por la libreta, si la libreta misma no fuera un meme también. ¿Qué le vamos a hacer? El mundo explora la nanotecnología, las impresoras 3D, los misterios de la cuántica, y en la isla… el debate nacional es sobre la desaparición del puré de tomate. ¡Ejasí!

No se puede esperar otra cosa de un gobierno prehistórico, inspirado en la era soviética y en la paranoia de la Guerra Fría. Todo lo que ha fracasado en el planeta sigue vigente en Cuba y es ley. Por eso, un simple elemento moderno como las redes sociales, se vuelve su mayor pesadilla. Andan bailando en un pie, y con el otro se dan patadas en el fondillo. 

Entonces… contra la dictadura del proletariado, se impone la democracia del meme. Es un arma nueva de liberación. Basta que aguantemos un “memento” la ira que nos provoca el Estado todopoderoso. Veremos que su realidad es altamente “memeable”. Yo observo la tragicomedia cubana y descubro tantos símbolos que hasta me parecen brujería. 

No solo gobiernan unos dinosaurios. Al tiranosaurio mayor lo cuida El Cangrejo. Moraleja, lo que viene después es obvio… caminar para atrás.

Pero respecto a Raúl, las metáforas no paran ahí. Su hijo es el heredero del poder militar. Eso significa que también va a heredar a su títere, el puesto a dedo. Este sujeto perdió un ojo en una historia turbia de tiros y pistolas. Aquí se cumple un refrán popular, que a la vez es una ironía diabólica: “en el país de los ciegos, el tuerto es rey”.

 

La Primera Dama se viste como mi tatarabuela. Una señora tan adicta a la comida, que además de sus espectáculos culinarios, aparece un día disfrazada de tamal y otro de ta’peor.


De pronto un grupo de Babalawos saca una letra del año que habla de golpes de estado y rebelión social. ¡Ufff! Eso desencadena un festival de cocotazos con efecto dominó. 


Me imagino al General halándole la nariz a Canelo, Canelo al Departamento de asuntos religiosos, éstos le caen arriba a los sacerdotes con una pandillita del Minint, los sacerdotes ponen a dieta a los santos, y de pronto ocurre una rectificación de errores. ¡La Perestroika espiritual!

Los golpes de estado serán en otros países, al igual que las rebeliones. Lo peor es el daño que ocasionan a una religión hermosa.

Si hablamos de religión, no olvidemos a Adrián Pose, el Pastor fidelista. Desde un local en ruinas de la CTC, dice que puede curar la homosexualidad y recargar datos móviles por la gracia de Dios. ¡Gracias Dios, por lo segundo!

Los aztecas sacrificaban seres humanos para honrar a sus creadores. En la isla viene el Rey de España, y sacrifican cientos de perritos callejeros. Bueno, menos a Firulais, que se coló en una foto oficial. Por poco les hace el amor a las canillas de la Reina Leticia. Yo propongo a Firulais como líder de la oposición.

Un comandante, en su delirio, dice que, en lugar de carne de res, hay que comer Castro Ruz. ¡Mejor dicho, avestruz! Al único que se comieron fue a él… a memazo limpio.

Incluso la historia se inventa sus memes. Le hizo al Che, lo mismo que hará con todos estos fantoches. Burlarse de ellos y ridiculizarlos hasta el límite de lo grotesco. Hoy el guerrillero argentino es un souvenir mercantilista y un símbolo gay.

No es mentira, la simbología juega con la crueldad. Si quieres observar la imagen típica del “hombre nuevo”, el producto ideal de la Revolución… ahí tienes a Yusuam Palacios. Sin comentarios.

 

Estamos hablando de un país surrealista. Los cuadros del Partido con el mejor trabajo político ideológico para enajenar a la población han sido el reguetón y el Planchao. Este último, es un digno sucesor de la guachipupa, el hueso e’ tigre y el veterano vino espumoso. ¡El Planchao sí es continuidad!

Ya una vez nos dijeron que no había huevos, porque después de un ciclón, las gallinas sufrían estrés postraumático. No me extrañaría verlos afirmar que el culpable de que no haya peces es Camilo, porque los espantó cuando su avioneta se estrelló en el mar. Al final, Gente de Zona no conoce a Willy Chirino, ni a Celia Cruz.

Ante una sociedad que vive al borde del absurdo, el meme se impone. Es el látigo con cascabeles en la punta que decía Pepe. No tenemos libertad de expresión, tenemos el meme. Nos prohíben crear partidos políticos, crearemos memes. Si el noticiero miente, Serrano se convierte en un meme. Hay hambre y escasez, pues transformamos “Cuatro Caminos” en una fábrica de memes. Nos quitan el derecho a asociarnos, nos unirán las caritas sonrientes a la sombra del meme.

Cuando andas a la captura de una tártara de picadillo o un rollo de papel sanitario, no hay tiempo para leer el programa político de alguna organización lejana, pero sí para reírte con un chiste de tres oraciones.

Ahí radica su mayor debilidad. Bastan tres oraciones para tumbarles la farsa. ¡Y les molesta! Lo sabemos. A Facundo lo expulsaron de Vivir de Cuento por ser un meme andante. Los representaba en su forma más absurda y miserable. Tal y como son.

 

El día de la rebelión, más que con carteles de línea dura, el pueblo marchará con memes.

Aparecerá la pequeña Cardi B diciendo…

-Dice mi mamá que, en vez de pollo por pescao, den langosta por Mariela.

-Dice mi mama que, con tu salario, el mes debería durar un día y medio.

Aparecerá la rubia gritándole al gato…

-¡Me dijiste que el comunismo iba a desaparecer el dinero!

-Sí… el de ustedes.

-Me dijiste que la economía se iba a arreglar con los lineamientos.

-Sí… te meto línea y miento. 

Y así, hasta que, muriéndonos de risa, ellos se mueran de odio. Seremos como el movimiento del Jóker. Enterraremos los restos de su patético proyecto social y el epitafio será un antimeme de humor negro:

“Aquí yace la Revolución Cubana. Ahora se dan banquete aquellos a los que humilló toda la vida: LOS GUSANOS”.

Escrito por Luis Dener