Cada 13 de agosto, lloviera o tronara, mi tía iba temprano a la oficina de correos y le mandaba un telegrama al comandante en jefe. Nunca leí ninguno, no sé qué le ponía. ...