"A nosotros no nos va a matar la COVID-19, nos va a matar el hambre"

"Quiero decirle al gobierno que se deje de falta de respeto con la población, que a nosotros no nos va a matar la COVID-19, nos va a matar el hambre", sentenció
 

Reproduce este artículo

 

Madres de familia en Santiago de Cuba se quejan de las difíciles condiciones para resolver el sustento diario. La COVID-19 no afecta a todos por igual, las personas en desventaja social sufren fuertemente durante esta pandemia.

ADN Cuba continúa recorriendo las zonas más vulnerables de la isla para dar voz a las demandas de personas necesitadas, con problemáticas que se agudizan con el nuevo coronavirus.

"El aislamiento social lo estoy llevando en muy malas condiciones. No recibo ninguna ayuda económica y estoy confrontando problemas con la alimentación porque hay que salir a las calles a hacer inmensas colas y la estoy pasando mal", cuenta una madre soltera de dos niños.

Además, esta mujer padece de sangramientos a causa de un fibroma y esta semana tuvo que ir caminando desde el pueblo de Altamira, a la clínica Los Ángeles, que queda a 7 kilómetros de distancia aproximadamente.

"La situación del transporte está malísima. Ayer presenté un problema de salud y tuve que ir a pie hasta la clínica Los Ángeles. Tengo un dolor intenso en el bajo vientre y no se me permite caminar estas largas trayectorias. Ahora no tengo nada, tendré que inventar porque tengo que darle de comer a mis hijos. Lo poco que se encuentra está a precios elevados. Es un abuso y un atropello", agregó.

Por otro lado, una anciana explicó que no tiene recursos para comprar la poca alimentación que se oferta en esa zona.

"Estamos pasando mucha hambre y mucha necesidad. Conmigo convive una niña de siete años, un adulto de 72 años sin chequera porque no le han podido resolver el carnet. Tengo que yo darle algo que comer. Sobrevivimos de lo poco que el Estado le paga a mi esposo por su trabajo. Él tiene 65 años".

Otra madre de Altamira enseñó a esta revista el contenido de un módulo de productos que estaban ofertando a 30 pesos cubanos (un dólar). Algunas frutas, berenjena y poco más.

"Quiero decirle al gobierno que se deje de falta de respeto con la población, que a nosotros no nos va a matar la COVID-19, nos va a matar el hambre", sentenció.

Las autoridades sanitarias de Cuba confirmaron 6 casos más de coronavirus en la isla, al cierre de este martes 12 de mayo, para un total de 1810 infectados.

Se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínico epidemiológica 1053 pacientes. Otras 3 mil 256 personas se vigilan en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud.

Han fallecido hasta la fecha un total de 79 personas a causa de la COVID-19: un italiano, un ruso y 77 cubanos.