Más de 400 cubanos en Uruguay piden reencontrarse con familiares

Los cubanos piden al gobierno uruguayo que acelere los documentos de visa para regularizar su estatus migratorio, y luego iniciar trámite de residencia
Foto de archivo de cubanos en Uruguay
 

Reproduce este artículo

Al menos 427 familias cubanas residentes en Uruguay reclaman poder reencontrarse con sus allegados que quedaron en la isla, mediante una carta entregada a las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Esa posibilidad se abriría si el gobierno uruguayo, como ellos exigen, acelera los documentos de visa -que les permite regularizar su estatus migratorio- para luego dar inicio al trámite de residencia y posterior reunificación familiar, reportó el diario local El País.

Luis Dairon y su esposa son dos de los cientos de padres separados por más de 7 mil kilómetros de su familia en la isla.

“Mamá me está engañando. Cada mes me dice que me viene a buscar y no viene. No aguanto más”, le dijo a Dairon, por teléfono, su niña. Él y su esposa cumplieron dos años de vida en Uruguay, separados de sus hijos que quedaron en Cuba.

Según el diario uruguayo, la pandemia de la COVID-19 enlenteció todavía más el proceso de regularización de documentos. Sin embargo, señalan que el problema viene de antes, porque entre las familias afectadas hay quienes llevan cuatro años separados de un hijo, un esposo o un padre.

Los cubanos están entre “los tres flujos más numerosos que han llegado a Uruguay en el último lustro”, junto con argentinos y venezolanos. A diferencia de estos últimos, la regularización es más difícil para los isleños.

Uruguay exige a los cubanos una visa de ingreso, documento de difícil acceso para quienes todavía no han salido de la nación “socialista”, por lo que los migrantes en su mayoría se aventuran en una ruta que atraviesa Guyana, Brasil, hasta alcanzar Uruguay por la frontera seca del norte del país, donde solicitan el refugio.

Ante el peligro de la travesía, casi todas las familias dejan en Cuba a sus hijos, al cuidado de una abuela u otro pariente. Cuando alguno de los padres se radica en la nación sudamericana, renuncian al estatus de refugiado y dan inicio a la regularización de los trámites.

El País explica que “una opción es acceder la visa que no han podido conseguir antes (…) [,] justificando que llevan más de un mes en un trabajo formal, con aporte jubilatorio al Banco de Previsión Social, o con una carta de invitación de un familiar uruguayo tras medio año”.

Las 427 familias que ahora piden ser escuchadas reúnen los requisitos para tramitar esa visa y luego dar paso a la residencia y reunificación familiar.

Según el medio citado, un 60% de ellos necesita reencontrarse con sus hijos. Un 20% con su pareja y otro 20% con sus padres.

En la carta entregada al Ministerio de Relaciones Exteriores la semana pasada, los cubanos en Uruguay expresaron: “No pedimos hacer viajes de turismo. Estamos abogando por el estatus migratorio para hacer el trámite de reunificación de niñas y niños alejados de sus padres y familias, quienes estamos sufriendo la distancia por la situación mundial que nos dejó la pandemia (…)”.

Según un informe de noviembre del 2020 sobre migrantes en la ciudad de Montevideo, publicado por Unicef y el Programa de Población de la Universidad de la República, en el decenio analizado, tres de cada diez niños o adolescentes cubanos llegaron a Uruguay sin la compañía de un adulto.

El documento señala que, en el 2018, las familias cubanas estaban compuestas por 2,48 miembros. De ellos, casi una persona (0,78) todavía vivía fuera de Uruguay.

Entre los migrantes que residen en pensiones, la mayoría son de nacionalidad cubana (23%), según el último Censo de Pensiones que realizó la Intendencia de Montevideo a comienzos de la pandemia en 2020, informó El País.