Cubano dispara a su pareja y se suicida en Uruguay

En el país sudamericano vive una gran comunidad de cubanos, que fueron allí en busca de oportunidades laborales, en uno de los países más prósperos de Latinoamérica. Sin embargo, su estadía no está exenta de peripecias y sucesos violentos.
Cubanos-Uruguay
 

Reproduce este artículo

Un cubano disparó a su pareja y luego se suicidó esta semana en Montevideo, Uruguay, de acuerdo a reportes de la policía local que trascendieron a la prensa.

El hombre, de 25 años, le disparó a su pareja, de 26, y luego se quitó la vida. La joven se encuentra ingresada en cuidados intensivos. Las identidades de ambos no fueron reveladas por las autoridades uruguayas.

Vecinos de la zona escucharon dos detonaciones, de acuerdo a la prensa local y al salir de sus viviendas se encontraron con las dos personas que yacían en la vía pública. El hombre ya estaba muerto y la chica fue trasladada a un centro hospitalario.

Según los testigos, la pareja llevaba viviendo un año en Uruguay, un país que se ha convertido en refugio para miles de cubanos que huyen de las estrecheces económicas y la falta de libertades. Tenían un hijo de cuatro años que en ese momento estaba al cuidado de una amiga, dijeron conocidos.

En los últimos 40 días se registraron cuatro femicidios en Uruguay, lo que tiene a las mujeres de ese país en estado de alarma.

La periodista, funcionaria y escritora uruguaya Mónica Botero recordó que cada 13 minutos se registra una denuncia por violencia de género en ese país.

“En los servicios de Inmujeres atendemos a 3.500 mujeres al año y suponemos que allí hay decenas o cientos de femicidios que estamos evitando, por eso el mensaje es que ante la primera señal pidan ayuda y llamen al 0800 4141 para evitar males mayores”, dijo Botero.

En el país sudamericano vive una gran comunidad de cubanos, que fueron allí en busca de oportunidades laborales, en uno de los países más prósperos de Latinoamérica. Sin embargo, su estadía no está exenta de peripecias y sucesos violentos.

Por ejemplo, el 4 de febrero un migrante cubano falleció en Uruguay y fue ubicado por las autoridades en la vivienda donde trabajaba como casero. Según reportó el canal Telenoche, el hombre tenía 55 años y su esposa declaró que no lo veía hace cuatro días.

La mayoría son víctimas de las bandas de traficantes de personas, estafadores que prometen legalizar su situación migratoria y la delincuencia común en los barrios a los que pueden acceder con sus precarios salarios.