Más de 260 cubanos entraron a Chile de forma irregular durante la pandemia

264 cubanos ingresaron a Chile de forma irregular durante la pandemia del coronavirus por los llamados "pasos no habilitados", según un análisis del Servicio Jesuita a Migrantes
Los ingresos por pasos no habilitados se han mantenido en rangos altos este 2020. Foto tomada de: La Tercera
 

Reproduce este artículo

Por los llamados pasos no habilitados 264 cubanos ingresaron a Chile de forma irregular durante la pandemia del coronavirus. Un análisis del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), en base a información solicitada a la PDI vía Ley de Transparencia, referido en una nota publicada en el sitio web de La Tercera, indica que durante el primer semestre de 2020, “se registraron 3.949 entradas de extranjeros por estos lugares.

La cifra supera el doble de los ingresos que hubo en el 2019, cuando fueron identificados unos 8.048 migrantes extranjeros. Según las estadísticas, “la mayoría de las personas que entraron al país por esta vía son venezolanas”, alrededor de unos 2.100 ciudadanos.

Luego les siguen 617 haitianos, 358 colombianos, 267 bolivianos y 264 cubanos, entre otros.

“El aumento en los ingresos por pasos no habilitados no es algo de los últimos meses. Se viene dando con especial intensidad en años recientes, producto de las visas consulares a países como Haití y Venezuela. Esta realidad no puede desconocerse al momento de legislar: si sólo ponemos barreras, seguirán aumentando los ingresos irregulares”, sostiene el director nacional de incidencia y estudios del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), Juan Pablo Ramaciotti.

Subrayó además la necesidad de “buscar un equilibrio que permita ordenar la migración y establecer canales realistas de ingreso regular al país. Si no, podemos convertir nuestra realidad migratoria en una similar a la de EE.UU., con altas tasas de irregularidad”.

A inicios de agosto organizaciones de la sociedad civil solicitaban con urgencia ayuda humanitaria para más de 180 cubanos que se encuentran en la frontera de Costa Rica en busca de seguir a otros países del norte. Según recuento de ADN Cuba, hasta alrededor del 10 de agosto, había unas 188 personas, entre las que se encuentraban embarazadas, adultos mayores y menores de edad, que requieren alimentos y agua.

Días después el Estado de Costa Rica decidió otorgar la condición de refugio a 32 migrantes cubanos, que se encuentran en situación de calle, y acampan en la frontera norte desde el 8 de agosto.

El pasado 24 de agosto, ADN Cuba reportó además, que la Guardia Costera de Estados Unidos  suspendió la búsqueda de ocho balseros cubanos perdidos en alta mar, entre ellos dos niños, quienes partieron del municipio costero de Caibarién, al norte de la provincia de Villa Clara, el pasado 15 de agosto con rumbo al sur de la Florida.

Lamentable la realidad que sufren los migrantes cubanos que intentan alejarse de una isla consumida por un régimen dictatorial, que ha hundido al país en una terrible crisis económica y sin la existencia de las libertades y derechos humanos imprescindibles.