Madre de Paloma responde a Díaz-Canel tras intentar politizar el fallecimiento de su bebé
Cinco días después del fallecimiento de la bebé de un año Paloma Domínguez Caballero, tras recibir la vacuna triple viral PRS, el mandatario Miguel Díaz-Canel envió sus condolencias y aprovechó para acusar a sus "adversarios" de manipular políticamente la situación.
Paloma Domínguez Caballero junto a su mamá Yaima Caballero
 

Reproduce este artículo

Cinco días después del fallecimiento de la bebé de un año Paloma Domínguez Caballero, tras recibir la vacuna triple viral PRS en un políclino de Alamar, el mandatario Miguel Díaz-Canel envió sus condolencias por medio de un tuit, y gastó tiempo y caracteres para acusar a sus "adversarios" de manipular políticamente la situación.

 

La respuesta de Yaima Caballero no demoró. La semana pasada Caballero denunció públicamente la aparente indolencia de Salud Pública y otras autoridades cubanas para comunicarse con ella tras el fallecimiento de su hija, y aseguró que solamente recibió solidaridad de la prensa independiente y medios en el exterior. 

"Es una pena que le importe más lo que digan los adversarios que lo que sientan los padres, mi niña se llamaba Paloma Domínguez Caballero, y la pérdida fue triple, porque la mataron a ella y a sus padres", escribió este lunes en su perfil de Instagram. 

Algunos usuarios de Instagram cuestionaron también la actitud de Díaz-Canel y su demora para pronunciarse al respecto. 

"Siempre mezclan la asquerosa política con los errores del gobierno es que me molesta no son capaces de sentir ningún dolor ante tal pérdida a ellos no les importa más nada que su asquerosa apariencia y echarles la culpa a los americanos", le comentó la usuaria Mileyvis Aguilar a Caballero en la publicación.

 

El sábado 12 de octubre sobre las 5 pm en un escueto comunicado, finalmente el MINSAP se pronunció. Reconoció el fallecimiento de Paloma y los casos de los bebés hospitalizados por la vacunación antiviral, información que ya había sido confirmada horas antes por ADN Cuba con el personal del policlínico Nenínger.

Sin ahondar en detalles, el Ministerio de Salud Pública señaló además que se debía a "un evento adverso asociado a la vacunación" y que no se había identificado ningún otro niño con síntomas.

Paralelamente el sitio oficial Cubadebate publicó el primer texto de la prensa oficial, difundiendo el comunicado del MINSAP, pero sin comunicarse con Caballero o su familia. Nuevamente el sentir de los familiares de Paloma fue pasado por alto en la oficialidad, del mismo modo la preocupación de la población sobre el posible mal estado del lote.

Según confirmó Caballero a ADN Cuba, el domingo en la noche ningún periodista de la prensa oficial se había comunicado con ella para escuchar su versión de lo ocurrido.

Esta reacción de pedir ayuda fuera del país, es precisamente porque no ha sucedido nada y me da pena, es muy triste porque yo siempre he confiado mucho en lo que se hace acá. Ahora que me tocó a mí, fui afectada, entiendo mucho ahora a las personas que hacen…cosas y dicen cosas cuando les duele el alma”, comentó Caballero a ADN Cuba el sábado. 

Ese mismo día el presidente se mantuvo en silencio sobre el tema. Mientras ignoraba los reportes de la prensa independiente usaba su Twitter oficial para luchar en inglés y español contra la NED y el millonario George Soros:

Incluso después del comunicado del MINSAP el domingo 13 de octubre informaba sobre la inauguración de una sede universitaria en Artemisa y cómo forjar el futuro de la nación.

La palabra gobernabilidad, transparencia y rendición de cuentas parecen no formar parte del futuro de esa misma nación. 

La negligencia médica o los daños derivados de la atención médica, han sido un tema tabú en la sociedad cubana, escasamente reportado en la prensa oficial. En Cuba no existen organizaciones de la sociedad civil a las que se les permita realizar investigaciones independientes sobre el sistema de salud y que puedan dar evidencia para la incidencia política, y mejorar la rendición de cuentas de los servicios médicos.