Madre cubana denuncia que no tiene comida, jabón, ni agua en medio de la pandemia
Las imágenes dan cuenta de la situación precaria en que viven estas cuatro personas, incluidos los menores
Madre cubana denuncia que no tiene comida, jabón, ni agua en medio de la pandemia
 

Reproduce este artículo

Daimaris Valdivia González, una madre cubana con tres niños pequeños, que reside en Arroyo Naranjo, La Habana, denunció esta semana que no tiene alimentos, ni jabón, ni agua en medio de la pandemia del nuevo coronavirus.

En un video publicado en Facebook, la mujer explica que a su casa no entra agua, sino que es por pipa y las mismas llegan cada 15 o 20 días.

Las imágenes dan cuenta de la situación precaria en que viven estas cuatro personas, incluidos los menores. Un piso improvisado sin terminar y un techo de cinc por donde se filtra el agua cuando llueve y moja el interior de la vivienda.

"No me dan materiales . No puedo salir de aquí, estoy trancada, miren mi techo. Se me moja la cama por las filtraciones. Ni piso tengo. No puedo hacer una cola, no puedo dejar a mis niños solos. Cada vez que llego a un lugar es una cola", comentó Daimaris.

La cubana denunció que no tiene comida para alimentar a sus pequeños, pues además no trabaja desde hace tres meses.

"Y aquí no viene nadie a ayudarme", sentencia.

También contó que hace como 20 días que no lava, pues no tiene detergente ni jabón para bañarse.

"Nada tengo para darle a los niños de comer aparte que no tengo ni refrigerador. Nadie se preocupa por esto, es hablar y hablar, meter cuentos, y ya", concluyó esta madre.

Denuncias como esta han sido constantes en los últimos meses, donde la escasez y la pobreza se agudizan en una isla que ya se encontraba en crisis.

Roxana Martínez, una madre cubana de 24 años de edad cuyo hijo primogénito padece de mielomeningocele, días atrás hizo una publicación en Facebook en la que dio a conocer su caso, marcado por un conjunto de incomprensiones gubernamentales y desatenciones para el caso de su hijo, en extrema vulnerabilidad social por su patología.

Según afirmó recientemente, después de su publicación en Facebook nadie ha ido a su casa a preocuparse por el niño ni darle atención. Su hijo Jonathan, el mayor de dos, fue operado al mes de nacido y como consecuencia quedó postrado, sin posibilidad de caminar.

También el pasado 19 de mayo, el diario estatal Juventud Rebelde presentó el caso de Yelaine Hodelín, residente de Aguilera, entre Los Maceo y Moncada, en la provincia de Guantánamo, quien relata que su bebé de un año de vida tiene una cardiopatía congénita compleja, por lo que ha sido operada tres veces, además de padecer agenesia del cuerpo calloso y glaucoma congénito.

Por estas razones y por estar baja de peso, le asignaron dieta, pero por ejemplo, las viandas que le corresponden pocas veces las adquiere por no disponibilidad.