Madre denuncia que le niegan la dieta a su niño enfermo del corazón
Una madre en necesidad se queja de que no le quieren vender los pocos alimentos que le dan a su bebé por dieta médica debido a que padece de una triste enfermedad. Los vendedores argumentan que la dieta estaba "vencida"
Niños en Cuba

Muy a pesar de lo orientado por la dirección del régimen de los Castro de alargar el plazo de vencimiento de las dietas médicas mientras dure la pandemia del Covid-19 en el país, son muchas las quejas de aquellos a los que se les han vencido en días reciente y por esta razón no logran acceder a sus productos.

Este 19 de mayo el diario estatal Juventud Rebelde presentó el caso de Yelaine Hodelín, residente de Aguilera, entre Los Maceo y Moncada, en la provincia de Guantánamo, quien relata que su bebé de un año de vida tiene una cardiopatía congénita compleja, por lo que ha sido operada tres veces, además de padecer agenesia del cuerpo calloso y glaucoma congénito.

Por estas razones y por estar baja de peso, le asignaron dieta, pero por ejemplo, las viandas que le corresponden pocas veces las adquiere por no disponibilidad.

Cuenta que el 15 de este mes llegó malanga para dietas en la placita El Naranjo, e inmediatamente su tío fue a comprarla, pero no se la quisieron despachar bajo el pretexto de que esa dieta se había vencido desde el 30 de abril.

Yelaine agrega que al día siguiente su madre intentó comprar la malanga y el dependiente le dijo lo mismo, y aunque la señora explicó que por la situación de la COVID-19 el Gobierno había prorrogado las dietas, el hombre persistió en que no sabía nada de eso, que sus superiores no le habían dado ninguna orientación al respecto.

Ante lo que estaba ocurriendo las personas presentes salieron en defensa de la madre de Yelaine, aludiendo que la información la habían dado en la Mesa Redonda, a lo que él respondió que aunque fuera cierto, ya no quedaba malanga.

"A dos meses de epidemia en nuestro país, ¿cómo pueden tener a personas tan desinformadas trabajando con el público? Y mucho más cuando hay niños con diversas patologías que necesitan una buena alimentación", pregunta Yelaine.

"Si a las 8:00 p.m. del 14 de mayo quedaba un saco de malanga, ¿cómo a las 7 a.m. del 15 ya no quedaba nada? ¿Practicarán la magia a costa de personas enfermas como mi nena, que por negligencia y mucho más se quedó sin el preciado producto? ¿Quién responde por eso? ¿Quién es el encargado de hacerle saber oficialmente que es cierta la prórroga de las dietas? Mientras siga esa ignorancia conveniente, mi nena se quedará sin dieta cada vez que llegue vianda", concluye.