Kenia vuelve a asegurar que médicos secuestrados retornarán con vida

Cerca de cumplirse un año del secuestro de dos médicos cubanos en Kenia, los gobiernos de La Habana y Nairobi han vuelto a analizar esta sensible situación que una parte de la prensa del país africano califica de “callejón sin salida” hasta ahora.

El presidente del Senado de Kenia, Kenneth Lusaka, le reiteró al embajador de Cuba en ese país, Ernesto Gómez Díaz, la garantía de que serán rescatados con vida. Ello, durante una visita considerada de “cortesía” hecha por el diplomático antillano a la sede de esa institución, según CNBC África.

Lusaka reiteró “el compromiso del Gobierno de Kenia de garantizar el retorno seguro de los médicos cubanos que fueron secuestrados en Mandera”.
En esa localidad, a más de mil kilómetros al noreste de la capital Nairobi y cerca de la frontera con Somalia, fueron secuestrados el 12 de abril de 2019 los doctores Assel Herrera y Landy Rodríguez por el grupo extremista Al-Shabaab, vinculado a Al-Qaeda.

Desde que fueron ubicados allí ambos médicos, según trascendidos, habían advertido de la inseguridad de la zona, que se mantiene. La visita del embajador Gómez Díaz al Senado keniano pareció intentar salirle al paso a las especulaciones en la prensa local de un posible deterioro de las relaciones bilaterales como consecuencia de la prolongada solución al rapto.

Según el reporte, durante la reunión amistosa el funcionario cubano habló del “bloqueo criminal” de Estados Unidos, agradeció a Kenia por apoyar “la condena” a dicha política, reconoció “el amor y apoyo” del pueblo y gobierno de Kenia con el centenar de médicos cubanos contratados. Lusaka “elogió las cordiales relaciones” entre los dos países. El encuentro se realizó también en momentos en que algunos medios locales difundieron que el gobierno cubano estaba conminando a su par keniano a pagar el rescate por los dos galenos como único modo viable para su liberación.

Al parecer, la parte cubana pudiera sentir mayor preocupación con el aumento de los bombardeos encabezados por Estados Unidos en zonas donde se supone existen bases de Al-Shabaab y donde pudieran encontrarse los cubanos raptados.

También se ha dicho que Kenia ha continuado rechazando entrar en negociaciones con los bandidos que han exigido el equivalente de 1,5 millones de dólares.

Se desconoce si el embajador cubano habló sobre esta opción con Lusaka.

Hace tres meses, y siempre según reportes de prensa keniana, se dijo que la vicepresidenta Inés María Chapman, por encargo del presidente Miguel Díaz-Canel, puso sobre la mesa el pago del rescate en sus conversaciones con autoridades de Nairobi.

Chapman también dijo en La Habana que los dos médicos “están bien, mientras continúan los esfuerzos para su regreso”.

Días después del secuestro de Rodríguez y Herrera, el gobierno local retiró a todos los médicos cubanos que operaban en los condados de la frontera entre Kenia y Somalia, país al que fueron llevados los doctores por los bandidos. Para peor, las relaciones entre los dos países están en su punto más bajo.