Joven cubana teme por su vida. “No tengo COVID, según ellos, pero a mí la vida se me está apagando"

Una joven habanera ha lanzado una súplica pública a través de las redes sociales porque teme por su vida.
Joven cubana teme por su vida. “No tengo COVID, según ellos, pero a mí la vida se me está apagando"
 

Reproduce este artículo

Lisbety Mirabal Diaz afirma en su Facebook : “No tengo COVID, según ellos, pero a mí la vida se me está apagando igual. Llevo un mes enferma, altas y bajas y doy señales de alarma pero nadie me quiere escuchar”

Mirabal vive en la zona de El Carmelo, en El Vedado,  primera área que se decretó en “aislamiento” por el gobierno en La Habana ante el brote de la pandemia de coronavirus.

En su página se lee que la joven está establecida en Roma. En Cuba también administra un negocio de renta de habitaciones a turistas.

Ella detalla describe en su post:  “el14 de marzo voy al policlínico, porque había tenido contacto con extranjeros y presentaba síntomas respiratorios y fiebre muy baja. Comenzaban los primeros pacientes del (hospital) naval. El médico allá después de varios análisis y placas determina que no soy sospechosa para la Covid 19, me diagnostica bronquitis, me manda azitromicina y me deja en medio de la nada en el Naval a las 3.00 am para que me vayan a buscar

“El 16 de marzo regreso al policlínico con más falta de aire todavía. Me dan un aerosol, una placa y confirman una vez más la bronquitis. La falta de aire cede, pero la fiebre baja persiste hasta el día 8 de abril, que comienzo con dolor en las articulaciones e inflamación en la garganta.

“ El día 8 de abril voy hasta mi doctora de familia, señores pleno reparto El Carmelo, del Vedado, plena zona caliente, y la doctora ni la garganta me miró. Recetó amoxicilina sin saber que no hay, y con muy mal trato casi me saca de la consulta porque en tiempos de Covid-19 tener otra patología es muy egoísta de mi parte.

“Logré conseguir amoxicilina y empecé el tratamiento, las primeras 72 horas fiebre sostenida de 39 a 40. Dos días después la fiebre cede. Ayer (día 13) voy al policlínico de nuevo, porque la fiebre después de dos días controlada subió. Me hacen conteo de plaquetas y leucograma determinando que efectivamente hay una infección muy grande. Debería usar otro antibiótico pero no hay, redoblar las gárgaras y extender amoxicilina en vez de 7, 10 días:

Después de estos detalles, Mirabal Diaz expone sus preocupaciones siguientes:

“¿Quién puede determinar que más infección sea realmente la garganta?”
“ ¿Quién garantiza la efectividad del único antibiótico que hay?
"¿Están siendo negligentes en el diagnóstico?"

Y prosigue: “Por mi parte puedo decir que siento que la vida se me va poco a poco. Escribo ahora cuando la fiebre me da un poco de tregua. Las articulaciones me duelen tanto que ya no camino, los riñones me molestan un poco, ha vuelto la falta de aire. Le he pedido a mi madre que haga algo, pero ella es de las que cree que #Cubasalva y no tengo fuerzas para explicarle nada, por tanto para ella es lo que dice la doctora. No se si hoy me llevará a algún lugar, no sé si mañana lograré resistir, se solo que quien no tenga Covid-19, está abandonado a su suerte en estos tiempos.”