ICE pone en libertad a migrante cubano por ser vulnerable al coronavirus

Yoandy Turiño, de 32 años, es alérgico al polvo e hipertenso, lo que lo convierte en población de riesgo
Centro de Inmigrantes ICE
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos liberó 160 solicitantes de asilo, recluidos en centros de detención de la autoridad migratoria, por ser vulnerables al coronavirus. Entre ellos se cuenta un cubano, Yoandy P. Turiño, internado en una de esas instalaciones en Luisiana.

Pasaron 15 meses desde que solicitó asilo político en Estados Unidos y fue trasladado por varios centros de detención hasta llegar a este, donde conviven delincuentes y solicitantes de asilo. 

Yoandy está en proceso de apelación tras haber perdido su caso de asilo político. Al conocer la noticia, se imaginó que lo soltaban porque su abogado solicitó un parole humanitario basándose en sus problemas de salud, que lo hacen más vulnerable ante la epidemia del nuevo coronavirus.

Lo cierto es que el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) está revisando cuáles son los migrantes detenidos que tienen más posibilidades de contagiarse con virus, para dejarlos que sigan sus procesos de asilo político fuera de los centros de detención.

ICE ha considerado a 600 migrantes que son vulnerables y, por el momento, ha liberado a 160 personas, principalmente en Luisiana.

Según los últimos datos oficiales de ICE, que pueden cambiar conforme el virus avanza, en 21 centros se han reportado casos de coronavirus; hay 61 detenidos contagiados, al igual que 19 empleados.

Yoandy Turiño

Yoandy Turiño


Turiño es alérgico al polvo e hipertenso, como confesó a Cubanet, lo que lo convierte en población de riesgo.

“Yo ni me bajaba de la cama, me metía debajo de la colcha por la frialdad y con el temor a enfermarme. Si te enfermabas te metían en el pozo, en un hueco; si pasaba algo y te morías, no había supervisión de nadie”, declaró a ese medio.

“Veía en la noticias que no se podía estar a menos de metro y medio de otra persona, y en Richwood todo el mundo está junto. Tenía mucho miedo de morirme de coronavirus”, subraya Turiño, nacido hace 32 años en Santa Clara.

“Están soltando a las personas más enfermas; a muchas de ellas bajo palabra. Algunos ya han tenido su audiencia final y están en proceso de apelación. Otros ya iban a ser deportados y les dan una orden de supervisión hasta que los puedan llevar en un avión”, aseguró Nathalia Dickson, abogada que atiende varios casos de asilo.


Al día siguiente de salir del centro de detención, Turiño pudo reunirse con su esposa, ya en condición legal en Estados Unidos.

“Mi gran sueño es buscar un trabajo en Estados Unidos y ayudar a mi familia. En Cuba se vive muy mal, no puedes hacerte de tu propio negocio, tienes la Policía arriba. No hay derechos humanos, ni libertad de expresión; viví con arrestos, perseguido y aquí esta gente (ICE) no te cree”, comentó el recién liberado.