Humorista Ulises Toirac se suma al apoyo de los derechos de la comunidad LGBTIQ+ cubana
“Este es un largo camino que hay que andar sin cansancio, si quieres ser de los que buscan la justicia y la felicidad de todos", declaró el humorista
Ulises Toirac
 

Reproduce este artículo

El humorista Ulises Toirac firmó la petición que exige respeto a los derechos de la comunidad LGBTIQ+ en Cuba, una iniciativa promovida por activistas e intelectuales cubanos a través de la plataforma Change.

“Este es un largo camino que hay que andar sin cansancio, si quieres ser de los que buscan la justicia y la felicidad de todos, sin menospreciar a nadie y sin imponerte a nadie, y no de los que sencillamente se sientan a mirar cómo avanza el carro de la historia (obligatoriamente subido en él, pero sin influir en su dirección)”, declaró Toirac en redes sociales.

“La comunidad LGBTIQ+ en Cuba ha luchado por sus derechos durante muchos años y poco a poco, casi a dentelladas ha logrado avances. A raíz de sucesos recientes se ha tratado de enturbiar su naturaleza y sus aspiraciones, se hace imperativo levantar voces que sensibilicen a la sociedad cubana de hoy”, agregó.

A raíz del debate en torno a estos temas, propiciado recientemente por la cantante cubana Danay Suárez, el texto de la iniciativa aclara varios conceptos manipulados por las corrientes religiosas fundamentalistas.

La declaración “Sensibilizar, reflexionar y multiplicar la solidaridad con la comunidad LGBTQ+ en Cuba” explica que la pedofilia es considerada por la Organización Mundial de la Salud como un trastorno psiquiátrico, a diferencia de la homosexualidad y la transexualidad, que fueron sacados de tal categoría por la propia organización en 1990 y 2018, respectivamente.

Al referirse al texto compartido por Danay Suárez, los intelectuales aseguran que “incurre en errores conceptuales graves, ya que confunde la sexualidad con las relaciones sexuales, la identidad de género con la sexualidad, y presenta la orientación sexual y los feminismos como ideologías”.


Los firmantes defienden la idea de un país laico: “las iglesias no pueden pretender incidir de manera alguna en el funcionamiento jurídico de una república, como tampoco que sus creencias regulen los derechos y deberes del Estado y de los ciudadanos”. 

Es por ello que exhortan a todas las figuras públicas cuya voz tenga un alcance social relevante, “a actuar con responsabilidad a la hora de compartir información en sus redes sociales o espacios públicos”.

En esta ocasión, destacan nombres imprescindibles de la cultura cubana como Fernando Pérez, Tomás Sánchez, Nelda Castillo, Juan Carlos Cremata, Daymé Arocena, Carlos Celdrán, Luis Alberto García, Legna Rodríguez, Jorge Perugorría, Raúl Martín, Jacqueline Arenal, Equis Alfonso, Eme Alfonso, y varios más; con un mensaje esencial que se puede resumir cuando expresan: 

“Reiteramos nuestro apoyo a las luchas por la emancipación de las mujeres y contra la violencia de género y por el reconocimiento de los derechos de las personas LGTBIQ+ y condenamos todas las expresiones de fundamentalismo religioso que atenten contra el bienestar social”.