HRW denuncia acoso a periodista Orelvys Cabrera de Cubanet

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch denunció el acoso del que es víctima el periodista independiente cubano Orelvys Cabrera Sotolongo, detenido tras las protestas del 11 de julio.
Orelvys Cabrera. Foto: CubaNet
 

Reproduce este artículo

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch denunció el acoso del que es víctima el periodista independiente cubano Orelvys Cabrera Sotolongo, detenido tras las protestas del 11 de julio.

Cabrera fue liberado el 17 de agosto último, luego de pasar 37 días prisionero por reportar las protestas en Cárdenas, Matanzas. Sobre Cabrera Sotolongo pesa una medida de reclusión domiciliaria por el supuesto delito de “Desorden Público”, figura penal aplicada a la mayoría de los enjuiciados por manifestarse.

Este 2 de septiembre fue citado por la policía de su municipio para interrogarlo. Al respecto Vivanco escribió en Twitter:

“Ayer el periodista cubano Orelvys Cabrera de @CubanetNoticias recibió esta citación oficial. Orelvys estuvo preso más de un mes luego de que lo detuvieran en las protestas. 
Exigimos que el régimen respete a la prensa independiente”.

Según refiere CubaNet, a Cabrera Sotolongo se le impuso una multa de mil pesos cubanos por su participación como periodista en las manifestaciones. Esta medida administrativa fue posterior a la citación oficial.

El reportero contó al medio de prensa que ““Dos oficiales de la policía me amenazaron con condenarme a prisión, entre tres y cinco años, por supuestamente cometer un delito de desorden público con agravante. Ninguno de los dos se identificó; me di cuenta de que recibían órdenes de alguien de la Seguridad del Estado, y que solo querían intimidarme. Finalmente, me impusieron la multa”.

La multa aplicada culmina el proceso levantado contra el periodista. A decir de la abogada Laritza Diversent, entrevistada por CubaNet, la entrega del talonario “es una violación de las garantías del debido proceso porque convierte a los policías en jueces, porque están interpretando directamente la ley y eso debería hacerlo solamente un tribunal; los policías tampoco están preparados ni capacitados para hacer ese tipo de trabajo porque, por ejemplo, estarían violando el derecho a la defensa y a la presunción de inocencia. 

Esas personas estarían aceptando que la policía los juzgue sin la presencia de un abogado defensor. Y, por otra parte, no los instruyen correctamente de los derechos, porque la persona se podría negar a que un policía lo juzgue y, en cambio, lo lleven a un tribunal, lo cual, por supuesto, en Cuba eso tampoco da ninguna garantía”.

Periodistas detenidos tras el 11J

Los habitantes de más de 60 comunidades de Cuba salieron a protestar el pasado 11 de julio (11J). En el contexto de las manifestaciones y luego de ellas el régimen cubano detuvo, según el listado recopilado por Cubalex y un grupo de activistas cubanas, más de 870 personas. 

Unos 11 periodistas fueron apresados por ejercer su profesión. Hasta el 17 de agosto el único que se mantenía en prisión era Cabrera Sotolongo, que hasta entonces estaba con na medida cautelar de prisión preventiva.

También fueron apresados el colaborador de ADN Cuba, Héctor Luis Valdés Cocho y Maykel Gonzalez Vivero, director de Tremenda Nota en La Habana, en Camagüey, Henry Constantín, Iris Mariño, Niefe Rigau y Mario Félix Ramírez. Mientras que en Guantánamo eran detenidos Niober García y Rolando Rodríguez Lobaina de Palenque Visión. 

El día 12 de julio fue detenida arbitrariamente la reportera Camila Acosta en la capital.

Las últimas detenciones ocurrieron el 15 de julio; fueron detenidos Alberto Corzo, en Matanzas, y Pedro Luis Hernández, en Sancti Spíritus.

Otros dos reporteros han sido amenazados en similares circunstancias: se trata de Enrique Díaz  y Waldo Fernández Cuenca.

A Díaz le dijeron que sería acusado por el delito de “instigación a delinquir” debido a las protestas del pasado 11 de julio en La Habana.

“Según la Seguridad del Estado, el jefe de Sector de mi zona recibió una información de que yo estuve instando a que las personas se manifestaran (el 11 de julio)”, contó Díaz a CubaNet.

“Sin embargo, me soltaron porque no hay pruebas ninguna: yo no aparezco por ningún lado [fotos y videos de las protestas] no he publicado nada en mi perfil [de redes sociales], así que es mi palabra contra la de ellos”, acotó.

Fernández Cuenca fue detenido el 24 de julio y estuvo siendo interrogado durante dos horas por la policía política, en la estación policial de Aguilera.

La detención se produjo sin que mediara una orden judicial y sin mayor explicación que haber estado “en el 11 de julio”, según informó el agente que acudió a su domicilio a detenerlo, filmado por la pareja de Fernández, Yanilys Sariego.

“Me amenazaron con procesarme por “desorden público” si iba a otras concentraciones o protestas y que por ahora me impondrían una multa de 2 mil pesos por violar las medidas sanitarias del COVID-19, solo por haber asistido a las protestas del 11J”, aclaró en sus declaraciones horas después en Facebook.