Hotel Perla del Norte, habitado por 10 familias, en peligro de derrumbe

Una de las residentes en el edificio, Elsida Vega, madre de tres niños declaró a ADN Cuba que ha sido amenazada por parte del intendente municipal Argelio Vilche Gómez
 

Reproduce este artículo

*Por Osiel Morales Díaz

El hotel Perla del Norte de la ciudad de Morón, provincia Ciego de Ávila, ubicado en la arteria principal de la tierra del gallo, que alberga a más de 10 familias con niños, se encuentra en peligro de derrumbe.

Dicha edificación es el vivo ejemplo del abandono por parte del régimen cubano a las familias qué se encuentran viviendo en la pobreza extrema. Según narraron a ADN Cuba diferentes personas que prefieren mantener su el anonimato por miedo a represalias, estas familias viven en este lugar desde el paso del huracán Irma en 2017. No todas están en igual situación pero de una u otra forma son generados sus problemas luego de este evento meteorológico. Multas de 250 pesos cubanos, amenazas con fiscalía, comisiones del régimen de diferentes organismos con la intención de desalojarlos de este lugar destacan entre las problemáticas más preocupantes. 

Una de las residentes en el edificio, Elsida Vega, madre de tres niños declaró a ADN Cuba que ha sido amenazada por parte del intendente municipal Argelio Vilche Gómez, al esta decidir hace menos de un mes mudarse hacia ese lugar debido a que acudió a varias instancias estatales en busca de solución a su caso y no ha recibido una respuesta.

"Todo se queda en papeles", denunció Vega.

Esta edificación se encuentra abandonada hace más de 20 años. Antiguamente prestaba servicios de alquiler de habitaciones para personas que se encontraban de tránsito en la ciudad. El paso del tiempo y el abandono de inversión y mantenimiento por parte de las entidades encargadas han sido las causas fundamentales del deterioro de dicha instalación.

Vega también contó a ADN Cuba sobre los altos precios que tiene que pagar por los medicamentos que necesitan sus hijos menoresya que son asmáticos. La mayoría de fármacos debe conseguirlos en el mercado informal, debido a que en las farmacias no le venden estos medicamentos hace más de un año.

Esta joven madre que sale honradamente a buscarse el pan diario señala cómo es insuficiente el salario que apenas les alcanza para mal comer. A pesar que es una familia atendida por bienestar social, el régimen de Castro pretende venderle los materiales a altos precios para construir su vivienda. "O compro los materiales o como", aseguró Vega.

De igual forma expresó que el intendente del municipio les dijo que construyeran de manera ilegal en un terreno que en algún momento le fue asignado pero que hasta este momento no ha sido aprobado por el Consejo de Administración Municipal (CAM). En un contacto con el director del Instituto de Planificación Física  (IPF) este último les aseguró que no podían construir en ese lugar porque estarían cometiendo una ilegalidad.

De acuerdo con Elsida Vega, antes de mudarse para el Hotel Perla del Norte fue amenazada por autoridades con quitarle a sus hijos al ella manifestar que si no le daban solución a su caso saldría a buscar algún lugar donde vivir.

"Yo estoy consiente que estamos en peligro de derrumbe aquí, pero si van y visitan el lugar que yo tenía a mis hijos, no los puedo tener tampoco. Las últimas dos semanas que yo viví ahí mis hijos faltaron las dos semanas a la escuela por asma, porque el rancho donde yo estaba viviendo es de cartón prieto, lonas de cuando el ciclón y pedazos de zinc viejos que aparecen", agregó la madre cubana.

La situación por la que pasan estas familias no es un tema nuevo en la Cuba del régimen castro-comunista empecinado en reprimir y silenciar las voces que buscan un cambio democrático y ordenado para el país. Es para lo único que disponen recursos; para atender a las familias, no.