Guantanameros denuncian insalubridad de su barrio
Residentes de un barrio periférico en Guantánamo denunciaron recientemente la mala situación epidemiológica y condiciones de insalubridad de la que son víctimas desde hace varios años, acompañadas por la desidia e inoperancia de las autoridades, que al parecer se lavan las manos con sus problemas
Las autoridades no han resuelto el problema

Residentes de un barrio periférico en Guantánamo denunciaron recientemente la mala situación epidemiológica y condiciones de insalubridad de la que son víctimas desde hace varios años, acompañadas por la desidia e inoperancia de las autoridades, que al parecer se lavan las manos con sus problemas.

Ante las cámaras de Cubanet, los vecinos de la comunidad manifestaron que todo se hace peor en los períodos de lluvia. Hay falta de desagües y, dada la cercanía del río Guaso, altamente contaminado, todo se inunda e impide el normal desarrollo de la vida cotidiana de los habitantes de la zona.

Adela Ramón Velazco, residente de la comunidad desde hace 10 años, manifestó que “lo que más preocupa es el vertedero que tenemos frente a la casa, que al mediodía le pegan candela y ese humo y peste se mete en la casa y tenemos niños chiquitos”.

“También por los corrales de los caballos, mucha peste a mierda todo el día”, se quejó, al tiempo que recalcó que “han venido inspectores”, pero ha sido “por gusto”. “No han hecho más nada. A dos de los corrales le han puesto multa, pero con el vertedero no han hecho nada”, como tampoco con la zanja, que “acueducto dice que no tiene nada que ver con eso”.

{"preview_thumbnail":"/sites/default/files/styles/video_embed_wysiwyg_preview/public/video_thumbnails/ns6cZPkJk9Y.jpg?itok=NrFBWU06","video_url":"https://www.youtube.com/watch?v=ns6cZPkJk9Y","settings":{"responsive":1,"width":"854","height":"480","autoplay":0},"settings_summary":["Embedded Video (Responsive)."]}

Niurka Pérez Álvarez, también residente del barrio desde hace muchos años, enfatizó en que, cuando llueve, “no se puede ni salir de la casa”. “Toda el agua desborda, la zanja y la basura bajan hasta las casas. Mucho fango, el agua se posa en los patios y parece un río”.

“Los vecinos aquí limpiamos toda la parte del río porque hay niños y queremos evitar la infección, pero siguen botando basura, tirando animales muertos”, explicó.

La situación de la comunidad afecta a todos los vecinos. Libiannis Ramos Laborde tiene tres niños chiquitos y lamentó que no se haya resuelto aún el tema de la zanja que pasa por detrás de su casa, que, cuando llueve, “se hace un pozo que no te deja salir y el agua hasta te entra a la casa”.

De acuerdo con el reportaje, la situación se ha planteado una y otra vez a los representantes del gobierno y el delegado del Poder Popular del territorio. Sin embargo, las respuestas son inoperantes, más cargadas de excusas y pretextos que de soluciones reales. Mientras tanto, los vecinos de la comunidad periférica siguen viviendo bajo penosas condiciones de insalubridad.