Jurista Fernando Almeyda abandona sus funciones dentro de Archipiélago

El jurista cubano Fernando Almeyda Rodríguez abandonó, ayer 3 de diciembre, su labor como Coordinador del grupo Archipiélago.
Abogado Fernando Almeyda
 

Reproduce este artículo

El jurista cubano Fernando Almeyda Rodríguez abandonó, ayer 3 de diciembre, su labor como Coordinador del grupo Archipiélago y explicó los motivos que le impulsaron a tomar la decisión.

“Todo en la vida tiene un ciclo, y hoy termina el mío como Coordinador del grupo Archipiélago” expuso en un post personal de Facebook.

Almeyda, una de las voces más apegadas al camino cívico en la isla, dijo que su rol como Coordinador y Moderador implicaba “una responsabilidad, que de cara a los últimos acontecimientos y decisiones del grupo no puedo asumir”.

“El matiz  político de la plataforma y de algunos de sus coordinadores,  si bien estoy seguro que benefician a la causa cubana, se está alejando de mis ideas, mi forma de pensar y mi postura política”, agregó entre las motivaciones para abandonar la plataforma disidente.

Subrayó, además, que no pretende dejar la lucha pues a ella “me debo”, sino que será un seguidor más del proyecto. 

“No es un adiós, es un nos vemos en el camino. Mientras tanto mi asesoría como jurídico, mi consejo, y mi amistad sincera sigue intacta para todas esas personas maravillosas y valientes que he conocido en este viaje”, concluyó.

Almeyda Rodríguez fue interrogado en varias ocasiones en vísperas de la manifestación convocada por Archipiélago para el 15 de noviembre. 

En el conversatorio que mantuvo con la Seguridad del Estado el 16 de octubre, Almeyda Rodríguez aclaró que la marcha del 15N no es “para pedir una intervención, ni para llamar a la violencia, ni  para desestabilizar el sistema. Es por el cambio, eso sí, por un cambio en el que participemos todos, absolutamente todos, sin sesgos ideológicos ni prejuicios, para que Cuba no se hunda en el mar de su miseria humana y material”.

Archipiélago luego del 15N

Luego de la partida del dramaturgo Yunior García Aguilera hacia España y la represión alrededor de quienes apoyaron la Marcha Cívica por el Cambio, otros dos miembros de la plataforma decidieron abandonarla, lo cual no implica una falta de compromiso con la batalla por la liberación de los presos políticos y un camino democrático en el país.

El 24 de noviembre, la activista Daniela Rojo informó que dejaba el grupo y se retiraba del activismo público.

En una publicación de Facebook aseguró que su decisión se basó "a raíz de problemas personales y familiares (...) No he tenido ningún problema con los miembros de la plataforma, a los que abrazo fuertemente y les dejo saber que ha sido un gran placer para mí pertenecer a un equipo tan entregado".

"Como madre he de admitir que hay ciertas prioridades que mantengo y que no puedo seguir posponiendo. Mi salida de Archipiélago no tiene nada que ver con un cambio en mis ideas o en mi posición política, pero necesito abrigar a mi familia, la que más ha sufrido este proceso, en especial mis niños", agregó.

Rojo estuvo desaparecida varios días como parte de la represión estatal para bloquear la marcha.

Días antes, el historiador e investigador social Leonardo Manuel Fernández Otaño también se retiraba de Archipiélago y el equipo de coordinación de Ágora.

Fernández Otaño, una de las personas reprimidas y encarceladas el 11 de julio por manifestarse en las afueras del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), afirmó que tomaba su decisión movido por el peso de sus opciones personales y por su “vocación social a construir la Casa Cuba”, así como “en un ejercicio personal, libre de toda presión”.