Familia de preso político Andy García exige fe de vida


La familia del preso político Andy García Lorenzo exigió al régimen cubano fe de vida del joven, desaparecido desde ayer.
Familia de Andy García
 

Reproduce este artículo

La familia del preso político Andy García Lorenzo exigió al régimen cubano fe de vida del joven, desaparecido desde ayer. Al parecer García Lorenzo, detenido por su participación en las protestas del 11 de julio en Santa Clara, fue trasladado a la prisión de Guamajal.

Roxana García Lorenzo, hermana del prisionero, comunicó en Facebook que las autoridades carcelarias de Guamajal les dijeron que estaba allí y “que no está plantado. Nos siguen sin dar fe de Vida, por tanto como no confiamos en ellos sigue desaparecido hasta poder mínimamente escucharlo a él”.

En horas de la mañana la joven escribió que ante las peticiones de fe de vida en Guamajal habían sido maltratados.

“Ya fuimos intimidados y recibiendo malas respuestas. Estén al tanto todos los medios”, pidió Roxana.

Los padres de ambos jóvenes, Tayri Lorenzo Prado y Nedel García Pacheco, fueron quienes pudieron entrar a la prisión.

Ayer 3 de diciembre la familia del preso denunció la desaparición de García Lorenzo y la incomunicación de la que es víctima.

Mediante una transmisión en vivo en Facebook, Lorenzo Prado expreso que el régimen cubano le había quitado como madre, “la tranquilidad emocional, me quitaron el miedo, no les tengo miedo, ustedes son unos ratones y unos cobardes”.

“Estoy levantando una denuncia ante el mundo entero y hago responsable a la Seguridad del Estado de lo que le suceda a mi hijo, exijo ver a mi hijo”, gritó la mujer. 

La mujer supo a través de familiares de otros presos que su hijo y otros dos prisioneros fueron sacados de las celdas de la cárcel La Pendiente, mientras el presidente designado Miguel Díaz-Canel visitaba la capital de Villa Clara.

Al preso político lo cambiaron de destacamento y está aislado de los demás manifestantes del 11 de julio. El 15 de noviembre las autoridades de la cárcel intentaron impulsar un acto de repudio en su contra, pero no funcionó.

"Las mismas personas de su celda no se prestaron para eso y se mantuvieron firmes al lado de él", agregó.

La Fiscalía de Villa Clara pide siete años de privación de libertad para el preso político. Hasta el momento no hay fecha del juicio.

García Lorenzo se mantuvo en huelga de hambre durante 10 días hasta el 29 de octubre. Su abandono se debió a problemas de salud. Su vida peligraba pues llevaba varios días orinando sangre.