Sobrevive a un apuñalamiento youtuber cubano en México: así lo cuenta

El joven de 22 años decidió irse de ese país por el incidente que pudo costarle la vida
 

Reproduce este artículo

El youtuber cubano de 22 años, radicado en México, Frank Camallerys contó a través de su canal Camallerys Vlogs, que había sobrevivido a un apuñalamiento en las afueras de su casa en la Colonia del Valle del DF.

“Después de dos meses les puedo contar todo lo que me pasó. Muchos se dieron cuenta de que no estaba al 100%, por eso decidí grabarles este video. Pasé por una situación realmente traumática que me cambió la vida por completo”, empezaba diciendo.

Frank, que se hizo famoso desde La Habana y emigró a México a inicios de 2021, explicó que el ataque con arma blanca sucedió el pasado 1.º de junio cuando él volvía del gimnasio. El atacante se le acercó con un supuesto paquete para él.

“Mi principal error fue no pensar que mi nombre real es Francisco, y si llega algún paquete a mi nombre viene así. Esa persona me dice que tenía que pasar conmigo, yo no entendí. La persona empuja la puerta, entra conmigo a un espacio muy pequeño, me dice que me esté tranquilo, saca una navaja y me apuñala en la pelvis. Desde ese día mi vida cambió", dijo el youtuber.

Camallerys precisó que eso no fue todo, pues horas más tarde lo llamaron a su número telefónico, preguntándole si “estaba bien”. Dice que eso lo asustó mucho más. “Sabía mi nombre y apellido, donde yo vivía e incluso el apartamento donde yo vivía. Por ese motivo, y más estando solo en este país, tomé la decisión de irme”, añadió el joven.

En el último video de su canal de YouTube, Frank compartió una reconstrucción del ataque que grabó antes de irse de México. También aseguró que ya se encontraba fuera de ese país, al que no obstante agradeció.

"Quiero dejar claro que no tengo nada en contra de México, en contra del país. Para mí este lugar se había convertido en mi hogar, y me costaba dejarlo ir. Cambiar de casa habría agravado mi inestabilidad emocional", concluyó. Aparentemente el ataque fue como una advertencia, porque no le robaron nada.