Micha comparte detalles del reencuentro con sus hijos en Moscú

El reguetonero cubano hacía 10 meses que no veía a sus hijos y se reencontró con ellos en Moscú
El Micha
 

Reproduce este artículo

El reguetonero cubano Michael Sierra Miranda, conocido como “El Micha”, detalló en redes sociales cómo sucedió el reencuentro con sus hijos en Moscú, luego de 10 meses sin verlos.

“Después de mucho tiempo, volver a abrazar a mis hijos es el regalo más grande, mi mayor premio, mi corazón lleno de alegría le agradece al cielo por este momento”, escribió en su Instagram el cantante.

En un video, El Micha compartió cómo fue la llegada de sus niños, procedentes de Cuba, y el recibimiento, incluidos los peluches como regalo. “Compartiendo el pedacito este con ustedes, pedacito súper que importante para mí. Estoy esperando a mi familia después de 10 meses y pasar un rato agradable con ellos aquí en Moscú”, añadía en el clip, el músico.

Las imágenes revelaron el emotivo encuentro y el abrazo de su pequeño Dylan al grito de: “Papá”. También el intérprete se reunía con su pareja y madre de sus dos pequeños en Cuba, Ana María Daniel.

“La familia es lo primero, es lo más real que tenemos en este mundo lleno de mentiras”, agregaba luego El Micha a una imagen de su esposa. Ella respondía con un: “Demasiada felicidad en nuestros corazones”.

El pasado marzo, El Micha estrenó una canción contra el régimen cubano “Un sueño” y desde entonces no puede entrar a la isla. “Yo como cubano quiero un cambio. No sé cómo va a ser, pero un cambio es por lo que abogo. Ver la felicidad en el rosto de los cubanos. El cambio ¿dónde está, qué hacemos?”, dijo al respecto el artista.

El característico timbre de El Micha, y su capacidad para improvisar, le han puesto un toque distinto a temas urbanos o de otras músicas populares en colaboración con Enrique Iglesias, Pitbull, Wisin, Gente De Zona, Cosculluela, el salsero Gilberto Santa Rosa, la merenguera Olga Tañón, entre otras figuras de primer nivel en la escena latina.

Nació en La Habana y antes de músico fue jugador de baloncesto. Creció en un vecindario pobre y marginalizado conocido como Mantilla. Pasó por tiempos difíciles antes de obtener su fama actual, que se impulsa a nivel internacional desde que firmó con el sello del boricua Cosculluela.