Mala Mia, el nuevo video de La Diosa que te hará bailar
El reciente sencillo está en Youtube hace siete horas y ya supera las 2700 vistas
 

Reproduce este artículo

La cantante cubana conocida como la Diosa estrenó este viernes "Mala Mía", su nueva canción que te pondrá a mover el cuerpo aun en cuarentena.

El reciente sencillo está en Youtube hace siete horas y ya supera las 2700 vistas.

Además, tiene 53 comentarios. Uno de ellos, el usuario, Kid Brown, decía: "Tienes lo que tienen todas: Talento. Tienes lo q no tiene ninguna: Calle. Temazoooo de los duros. Éxitossss!!! Felicidades. MALA MÍA jajajaja".

A inicios de octubre, la reguetonera celebraba en sus redes que había llegado al millón de visualizaciones con su tema junto a Jorge Jr. llamado "Mi mayor venganza".

"Yo puedo decir tranquilamente que este millón de visualizaciones son reales de mis seguidores eso me da muchas ganas de darles mas música de la buena aquí no se compran vistas me gusta ver mi repercusión real muchas gracias por esto", escribió el 6 de octubre en su Facebook.

La artista ha trascendido en los últimos años en la isla no solo por su música, sino también por defender causas que considera justas.

Es muy común verla ayudando a personas sin recursos, o criticando al gobierno de La Habana por sus malas gestiones.

El pasado 19 de octubre, La Diosa transmitió en vivo una acalorada discusión con un policía de tránsito en La Habana que le ordenó se detuviera por supuestamente ella no utilizar correctamente el intermitente del auto en un giro equivocado.

"Para doblar yo le puse intermitente a usted. Usted no tiene que estar pegado a la derecha, porque por ahí no se sobrepasa a un carro (…) Yo pasé correctamente señor, yo le puse intermitente a usted”, insistió durante un tiempo la cantante, mientras el agente de la policía lo negaba una y otra vez.

“¿Cuál es el problema?”, le cuestionaba alterada la Diosa al policía, mientras este le ripostaba desde lo anónimo que “no se me esté imponiendo” cuando se calla y le da la espalda a la cantante que se queda con la palabra en la boca y se acelera diciéndole improperios y recalcando que se ella tenía dos niños ahí y no le iba a permitir que le diera la espalda.