“Lo que toca es tripa y por la libreta”: la parodia de Javier Berridy
El humorista Javier Berridy, tal y como lo ha hecho en ocasiones anteriores, parodió una canción popular para bromear con el nuevo fenómeno de "La tripa en Cuba"
Captura de pantalla de la parodia "La tripa en Cuba"
 

Reproduce este artículo

El pretendido logro de la industria alimentaria del régimen cubano de recuperar 2 000 kilómetros de tripas de res y cerdo para la alimentación del pueblo, exhibido en una reciente Mesa Redonda por el ministro de esa cartera, Manuel Santiago Sobrino, sigue siendo objeto de críticas, burlas y memes.

Una de las más recientes y divertidas llega de la mano del humorista Javier Berridy, quien parodió la canción cubana “El cuarto de Tula”, popularizada por Buena Vista Social Club, para dar forma al tema “La tripa en Cuba”, unos versos que hacen reír con la última ocurrencia del régimen cubano hasta a los más serios.

“Parece que en Cuba la cosa se aprieta, lo que toca es tripa, y es por la libreta”, canta Berridy en el estribillo de su parodia, donde insta a los cubanos “a comer tripa hervida, fricasé de tripa, tripa rellena con tripa”, porque ahora sí “les van a sacar las tripas” y “no habrá bistec, picadillo de res, churrasco o chuleta”.

El video de la canción del humorista, compartida en su perfil de Instagram, complementa la letra con algunos de los memes que el “logro” de la recuperación de tripas ha motivado, muchos de los cuales juegan con los lemas y consignas preferidas por el régimen para seguir poniendo las esperanzas en un futuro o en algo que nunca llega y que ya casi todos están seguros de que nunca llegará.

“Tripa o muerte, venceremos”, “Con tripa, pero sin amo”, y “con camarón o sin camarón, ganaremos la emulación”, son algunas de las graciosas frases que se leen en los distintos planos del video.

La emisión del miércoles 9 de septiembre del programa castrista Mesa Redonda contó con la participación de Sobrino, ministro de la Industria Alimentaria (Minal), quien mostró como un “logro notable” en medio de los obstáculos de siempre y la pandemia la recuperación de “dos millones de metros de tripas de la res y del cerdo”.

El funcionario afirmó que “eso no es de países pobres, eso es un aprovechamiento cárnico de países desarrollados”. Y dijo más. Cínicamente, Sobrino Martínez espetó que “hay cultura en Cuba de consumir 'eso'”, con lo que, aseguró, “se hacen excelentes productos, se sustituyen importaciones”.

En su defensa de la tripa, el ministro no mencionó que el ciudadano común no puede comprar, ni barato ni caro, porque se pierden por largas temporadas, carne de cerdo y mucho menos de res. El supuesto gusto del cubano por las tripas no es si no un signo de miseria.

Por ahora, “de esa tripa hoy aprovechamos el 18%”, pero mucho mondongo que tendrá el pueblo a la mano, según el ministro, porque “estamos incorporando varias máquinas, equipamiento construido ya en nuestra propia industria, más eficientes, para poder llegar a más cantidad de metros” de vísceras.

“Hay que ser, muy cabrón, no hay justificación”, dice Berridy sobre el ministro en su parodia, donde además asegura que en Cuba ningún dirigente, “por más que hable y te diga, jamás ha comido tripa en su puñetera vida”.

El humorista suele parodiar las ocurrencias del oficialismo y otros episodios de la realidad cubana que disgustan e indignan, pero a los que siempre, como buen cubano, se les puede sacar su filón de humor y choteo para reír de la desgracia y afrontarla con una actitud que permita sobrevivirla o vencerla, y no fracasar sumidos en la depresión.

La frase de “la limonada es la base de todo”, del presidente designado cubano, y la escena de “tengan un amigo coronel”, fueron los móviles o elementos motivantes de parodias anteriores de Berridy.