“El Cangrejo”, el hijo farandulero de López-Calleja

Además de ser el guardia personal de su abuelo Raúl Castro, el hijo del fallecido “zar de GAESA” gusta de vincularse con la farándula
Cangrejo farandurelo
 

Reproduce este artículo

Raúl Rodríguez Castro, alias “El Cangrejo”, es el hijo farandulero del recientemente fallecido “zar de GAESA”, el general de división Luis Alberto Rodríguez López-Calleja. Además de ser el guardia personal de su abuelo Raúl Castro, gusta de vincularse con la farándula.

El también teniente coronel del Ministerio del Interior no tuvo reparos para “perrear” en un concierto de Gente de Zona encima de la tarima o marcar pasos de salsa con la orquesta cubana Charanga Habanera. Al final, “a él le sirve cualquiera para su gozadera”.

Rodríguez Castro es un amante de las fiestas y las discotecas de cualquier parte de la isla. Hace poco, en las filtraciones de videos de la “fiesta de los pinchos” del canal América TeVe, salió “despelotado” junto a la agrupación de su amigo Juan Guillermo (JG).

También se filtraron  a las redes fotos de su boda, donde se aprecia parte de la familia Castro Espín-Rodríguez López-Calleja en el lujoso festejo. Al “Cangrejo” lo acompañaban figuras de la “Charanga Habanera”, entre ellos, el ahora artista disidente Randy Malcom.

En aquel momento, el cantante cubano, integrante de Gente de Zona, dijo que las filtraciones de fotos de la boda del nieto de Raúl Castro, donde él se encontraba hace varios años, no eran casualidad. Explicó que eran obra de “la Seguridad” cubana.

“Mi gente sabe mi posición, saben que el paso que yo di, lo di de corazón de verdad, y perdí mucho, que fue no poder volver a ver a mi familia, ni entrar en Cuba", agregó.

La excéntrica vida de los jerarcas del régimen salió a flote tras la filtración de esas imágenes del escolta, donde puede verse al Cangrejo junto a personalidades del espectáculo cubano como Malcom, Haila María Mompié y David Calzado, de la Charanga Habanera.

El sobrenombre del “Cangrejo” se lo puso su propia familia, porque el hijo del “zar de GAESA” nació con seis dedos en cada mano. Para reparar ese defecto se sometió a varias cirugías estéticas. También hizo lo mismo con sus orejas, que estaban muy separadas de su cabeza al nacer. A causa de esas aparentes “debilidades” su abuela materna, Vilma Espín, fue muy apegada a él.