Edwin Fernández explota por escasez de agua: “Está bueno ya”

El conocido actor cubano dijo que “Aguas de La Habana” estaba contribuyendo al descontento popular tras las recurrentes roturas
Edwin fernández
 

Reproduce este artículo

El conocido actor cubano Edwin Fernández cargó contra la escasez de agua en la capital cubana señaló que la empresa “Aguas de La Habana” estaba contribuyendo al descontento popular tras las recurrentes roturas y su acostumbrada ineficiencia.

“Aguas de la Habana: la situación se está tornando crítica, en medio de toda esta tormenta de descontento y crisis estás poniendo tu granito de tierra (no de arena que es muy pura) para más problemas y necesidades, y los problemas son muchos”, empezó diciendo en su perfil de Facebook el destacado artista.

“Me levanto en la mañana y me da la impresión que nos están poniendo a prueba a diario o simplemente burlándose de nosotros. Está bueno ya. Y leí que: "los arreglos irán al ritmo acostumbrado"..., si al ritmo de la desesperación, la burla y el irrespeto, al cliente, al pueblo (por lo menos a la parte del pueblo con vergüenza). Después no digan que la culpa es nuestra, del bloqueo y no sé cuántas cosas más”, terminó diciendo.

Luego en los comentarios defendía su derecho a la crítica a los problemas que sufren a diario los cubanos: “Indispensable para cumplir con las medidas sanitarias de NUESTRO PAÍS que es de todos, y porque somos CLIENTES y pagamos el servicio y porque simplemente nos da la gana exigir nuestros derechos”.

De inmediato un aluvión de usuarios apoyaron las palabras del actor cubano con mensajes como: “Apoyo total a tus palabras. Ninguna empresa de servicios en este país le interesa tener satisfechos a sus clientes (pueblo), pero a la hora de cobrar el servicio va como Juan que se mata y a veces te cobran de más por su ineficiencia” o “El problema es que ya no tienen a quien culpar y las explicaciones cada vez convencen menos”.

Finalmente alguien utilizaba la frase de “quién le pone el cascabel al gato” y el propio Fernández pedía que no compararan al animalito con el gobierno, que al menos los gatos daban felicidad y compañía.