El débil pretexto de la bandera
El miembro del Movimiento San Isidro se encuentra en la unidad de policía ubicada en las calles 7ma y 62, del municipio Playa.
El débil pretexto de la bandera
 

Reproduce este artículo

El activista Luis Manuel Otero Alcántara cayó en una trampa tendida por agentes de la Seguridad del Estado y desde ese día se encuentra secuestrado. 

El también miembro del Movimiento San Isidro se encuentra en la unidad de policía ubicada en las calles 7ma y 62, del municipio Playa, y está pendiente de juicio por desacato agravado por supuestas ofensas al presidente cubano Miguel Díaz-Canel.

En el transcurso de su performance La Bandera Es De Todos, realizado hace algunas semanas, Otero fue encarcelado varias veces y recibió multas de hasta 200 cuotas, según las autoridades por violar la ley de símbolos patrios vigente en la actual Constitución.

En Cuba estos hechos se desmienten con otros hechos que “dan en el clavo”, como se dice en lenguaje coloquial. Debido al auge del turismo en la Isla, las tiendas venden artículos con los símbolos patrios, tiendas que pertenecen al Estado. ¿No es esto una violación de dicha ley?

En un bosquejo por comercios de este tipo en Sancti Spíritus, ADN CUBA vio cucharas con la imagen del Escudo Nacional, camisetas con la bandera cubana y la imagen de Ernesto Guevara, llaveros, tarjetas, instrumentos musicales como claves y maracas con grabados de los símbolos nacionales, entre otros utensilios.

Los extranjeros que visitan Cuba persiguen estos artículos por guardar memoria de su viaje a la isla de los Castro. Según una dependiente de una de las tiendas, que prefirió permanecer en el anonimato, “a los turistas les encantan estos artículos: postales, llaveros, toallas y camisetas para llevárselos a sus países de origen”.


Tiempo atrás, la cantante cubana Haila María Mompié, a quien recientemente le cancelaron su concierto en Miami, apareció en las redes sociales con un vestido diseñado completamente con la bandera cubana, que parecía ser la portada de uno de sus discos. También la italiana Laura Paussini posó con la bandera cubana en su cuerpo cuando actuó en la Isla.

En verdad, las autoridades temían que Luis Manuel se involucrara en alguna actividad, para ellos contrarrevolucionaria, por la visita de los reyes de España Felipe VI y Letizia, ya que uno de sus periplos era un paseo por la Habana Vieja, lugar de residencia del artista secuestrado.

Según activistas del Movimiento San Isidro, esta es una arbitrariedad más de un sistema político que sólo sabe mantenerse por la fuerza. Artistas de este movimiento se encuentran plantados frente a la unidad de policía en espera de una explicación sobre el secuestro de Luis Manuel Otero Alcántara.