"El actual curso escolar podría culminar caóticamente"
A mediados de abril, los familiares con niños en la enseñanza primaria, fueron notificados de que se daba por concluido el curso escolar, y “la evaluación la harían los maestros”
"El actual curso escolar podría culminar caóticamente"
 

Reproduce este artículo

“El actual curso escolar podría culminar, educativamente hablando, caótico”; consideró una profesora de secundaria básica en referencia a la confusión que tienen los familiares respecto a cómo se evaluará a los estudiantes en los distintos niveles de enseñanza, en tanto la reanudación del período escolar, prevista en principio para el pasado 20 de abril, no fue posible a consecuencia de la expansión de la COVID-19 en toda la Isla.

“Esto refleja que las autoridades de nuestro gobierno tienen que cambiar el modo en que circulan y centralizan la información hacia la población, porque no es posible que existan tantas interpretaciones entre la familia cubana respecto a un solo tema”; añadió esta profesora quien también señaló que desde los claustros de profesores se emiten “informaciones dispersas y distintas”.

Desde que se suspendió la docencia presencial el pasado 25 de marzo, los estudiantes matriculados en la Facultad Obrero Campesina (FOC) no han tenido ninguna información sobre cómo se evaluará el actual semestre que comenzó en febrero.

“El día antes fuimos a la Facultad como de costumbre, al llegar a la casa, en la Mesa Redonda anunciaron que al día siguiente se suspenderían las clases en todos los niveles. Desde entonces la Facultad no se ha pronunciado con ninguna noticia o información”; explicaron Claudia y Yuniel, una pareja de adolescentes que estudian en una FOC de Arroyo Naranjo.

“Los rumores entre las amistades de la FOC es que nos van a pasar de semestre. Una decisión bastante loca entendiendo que el semestre no tenía ni dos meses de empezado”; agregó Yuniel, quien aseguró haber llamado varias veces a la Facultad, “pero nadie ha contestado el teléfono”.

Con dos hijos en la enseñanza secundaria Yaumara Izquierdo tampoco tiene mucha información sobre cuándo serán los exámenes finales ni a través de cuáles vías de continuar el aislamiento social a consecuencia del incremento de contagios de COVID-19, donde en La Habana tiene una tasa de incidencia de casi 23 casos por cada 100 mil habitantes.

“A mis hijos los tengo disciplinados viendo las teleclases todos los días, incluyendo los domingos. Aunque no captan mucho porque la dinámica es diferente, al menos están al día con los contenidos; pero más allá de eso las direcciones municipales de Educación no saben cuándo serán los exámenes finales”; dijo Izquierdo que, junto a otras familias encuestadas coincidió en que la preocupación es por el descenso de los niveles educativos.

“Se supone que los exámenes no serán rigurosos porque se sobreentiende que es muy complejo recibir el conocimiento y los contenidos solo por teleclases, sin los maestros y sin pruebas de control”; subrayó Tamara Sánchez.

“Y esto es tiene en contra que los estudiantes pasarán de grado con una preparación e instrucción inferior, aunque los metodólogos digan lo contrario por tal de no reconocer que la pandemia afectó al país a nivel social, económico y educativo”; cuestionó Sánchez en referencia al triunfalismo que permea las informaciones de las autoridades del régimen. 

A mediados de abril, los familiares con niños en la enseñanza primaria, fueron notificados de que se daba por concluido el curso escolar, y “la evaluación la harían los maestros”. 

La ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez Cobiella declaró que “Cuba cuenta con un sistema de Educación facultado para establecer y adecuar el currículo”.

Sostuvo la ministra que cuando se interrumpió el curso escolar “ya se había desarrollado el 70% de las semanas lectivas, así como las evaluaciones sistemáticas y parciales para esa etapa, lo que permite, unido a la programación educativa, evaluar las asignaturas una vez reiniciadas las clases”:

Por su parte, el ministro de Educación Superior (MINES), José Ramón Saborido Loidi, afirmó que “se estudian todas las variantes, de acuerdo con el avance de la pandemia en el país, para garantizar el ingreso de los estudiantes a este nivel de enseñanza, así como la culminación de estudios”.

Sin embargo, estudiantes de la Universidad de Ciencias Pedagógicas Enrique José Varona que las “orientaciones” del MINES han cambiado una y otra vez; pero señalaron que las más desacertadas fueron “utilizar la vía on line” en un país donde los precios para el acceso a internet siguen siendo privativo para el salario de los trabajadores.

“Al principio nos orientaron comprar paquetes de datos, como si los estudiantes percibiéramos algún tipo de estipendio, para mantenernos comunicados y que tanto las informaciones como las evaluaciones sobre los exámenes se harían mediante correos, WhatsApp, o en última instancia a través de un teléfono fijo”; reveló una de las estudiantes de esta Universidad. 

“Se nos había orientado a través de unas resoluciones ministeriales que nos circularon, que los exámenes finales se harían a libro abierto, pero se dieron cuenta que no todos los alumnos tenían la posibilidad de estar online”; agregó otro de los estudiantes.

“Lo cierto es que, entre resoluciones e ideas alocadas, no sabemos cómo y cuándo serán los exámenes finales y las pruebas de ingreso”; concluyó.