Cuba perdió 3000 millones de dólares entre 2020 y 2021

El ministro de Economía, Alejandro Gil, precisó ante el Parlamento que el PIB del país cayó un 13%: “es imposible que no se sienta en la vida diaria de los cubanos”, agregó.
Gil-Economia.jpg
 

Reproduce este artículo

Cuba perdió 13% de su Producto Interno Bruto (PIB) entre 2020 y 2021, aseguró el ministro de Economía, Alejandro Gil, ante la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP).

“Es un golpe realmente duro”, precisó Gil, quien aseguró que en 2020 el país dejó de ingresar 3000 millones de dólares y ni siquiera se acercó a la meta de 2 millones de turistas para 2021.

Esta situación “es imposible que no se sienta en la vida diaria de los cubanos”, precisó el funcionario. Además, dijo que hasta el 30 de septiembre Cuba había ingresado unos 2000 millones de dólares, unos 700 millones menos de lo planificado.

Casi todos los indicadores económicos explicados por Gil a los parlamentarios muestran resultados negativos o planes incumplidos. Por ejemplo, las exportaciones dieron algo más de 1300 millones de dólares, lo que representa el 68,7% de lo proyectado.

El titular especificó que 1348 millones de dólares se han invertido para comprar alimentos, “muy por debajo de la demanda”.

Gil Fernández hizo alusión a los incumplimientos en las ventas de dos de los principales bienes exportables cubanos, el tabaco (91% del plan) y el ron (86% del plan). 

Las ventas de níquel mantienen un buen comportamiento. El precio está por encima de lo previsto, “pero no hemos alcanzado los niveles de producción física planificados".

Todos los renglones alimenticios, ya sea producidos en Cuba o importados, mostraron incumplimientos: leche, carne, granos, harina y especialmente huevos.

De lo recaudado en las tiendas en MLC más de 300 millones de dólares se han reinvertido en las ofertas en pesos cubanos, pero Gil no explicó cuánto obtuvo el Estado por la venta en esos establecimientos, que funcionan fundamentalmente con dólares americanos.

Cayó la producción de cemento (80% del plan) y está “muy afectada la producción de acero” (52%), “resultado de las medidas que hemos ido tomando para reducir el consumo energético en esas industrias”. 

Gil aseguró que “la política criminal” del bloqueo de EE. UU. también es responsable de estos problemas. Y propuso como solución “la responsabilidad social” y la ética.