Cuba es el cuarto país con mayor inflación del mundo, según experto

“El régimen comunista en Cuba ha empujado al país a una espiral de muerte económica”, afirma Steve H. Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins.
Cuba es el cuarto país con mayor inflación. Foto: ACN
 

Reproduce este artículo

Cuba es el cuarto país con mayor inflación del mundo, solo superado por Zimbabue, Turquía y Sri Lanka, según una lista publicada esta semana por Steve H. Hanke, profesor de Economía aplicada en la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, Estados Unidos.

“El 4 de agosto medí la inflación de Cuba en un impresionante 94% al año”, apuntó Hanke. De acuerdo con esto, la Isla se coloca por encima de otros países latinoamericanos conocidos en los últimos años por su alta inflación, como Argentina (puesto 5) y Venezuela (8).

“El régimen comunista en Cuba ha empujado al país a una espiral de muerte económica. Esta semana Cuba devaluó su moneda y la inflación siguió aumentando”, afirmó en Twitter el experto.


A mediados de marzo pasado, el economista calificó a Cuba como el país “más miserable” del mundo, según el Índice Anual de Miseria Hanke 2021 (HAMI, por sus siglas en inglés), tras un paquete de medidas aplicadas en Isla conocidas como  “Tarea ordenamiento”.

“Cuba, con una caída dramática en comparación con el HAMI del año pasado, ahora tiene el título inglorioso de país más miserable de 2021. Como se puede ver, el puntaje HAMI de Cuba fue impulsado por una inflación creciente de 1 221.8 %. Ese nivel de inflación no fue sorprendente, dada la devaluación del peso por parte de Cuba en un 95 % durante 2021”, explicó el experto en un artículo de National Review.

“Las devaluaciones de la moneda conducen a un aumento de las tasas de inflación. De hecho, después de una devaluación, la inflación se recuperará y también lo harán los costos de producción de bienes y servicios, incluidas las exportaciones, en el país que ha devaluado su moneda. La inflación robará cualquiera de los posibles beneficios competitivos a corto plazo que inicialmente podrían acompañar a la devaluación. Esto es exactamente lo que sucedió en Cuba”, agregó Hanke.

El índice de países “miserables” se entiende como la suma de las tasas de desempleo, inflación y préstamos bancarios de fin de año, menos el cambio porcentual anual en el PIB real per cápita.

 

¿Qué ha pasado en 2022?

En junio de 2021 el gobierno cubano dejó de aceptar depósitos en dólares en efectivo en sus bancos como consecuencia, según argumentó, de la imposibilidad de colocar ese dinero en bancos internacionales a causa de las sanciones de Estados Unidos. Pero desde el pasado 4 de agosto de 2022 el régimen devaluó el peso cubano frente al dólar e inició en sus bancos la compra de divisas a personas naturales, incluidos los dólares estadounidenses en efectivo, aunque no restableció el mercado cambiario porque, según informó, de inmediato no  habrá venta.

La compra de divisas a la población por parte del Estado comenzó a un precio muy superior a la tasa oficial actual de cambio de 1 dólar por 24 pesos cubanos (CUP), la que sí se mantiene para las empresas. El gobierno fijó el precio de compra a personas naturales a 120 pesos por cada dólar, similar a los valores récord del mercado informal en las últimas semanas.

No obstante, al aplicar el “margen comercial de cada banco”, el precio de compra quedará a 110.40 pesos por cada dólar estadounidense, explicó la ministra presidenta del Banco Central de Cuba, Marta Sabina Wilson González, en el programa Mesa Redonda, de la televisión oficialista.

Según Alejandro Gil, ministro de Economía y Planificación de Cuba, el objetivo del gobierno es “llegar a una economía que funcione en pesos cubanos”. Asimismo reconoció que, para lograr una estabilidad cambiaria duradera, será necesario “el incremento y diversificación de la producción de bienes y servicios, el incremento de la oferta y las exportaciones y la eficiencia empresarial. Las incongruencias que hay ahí se expresan en el entorno monetario”.

En respuesta a estas últimas medidas del oficialismo, aparecieron críticas de economistas cubanos y extranjeros. El doctor Mauricio de Miranda Parrondo, Profesor Titular de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali (Colombia), señaló “la capacidad de las autoridades cubanas de persistir en el error”.

Mauricio de Miranda cuestionó que se mantenga la tasa oficial anterior para empresas. “Si van a comprar dólares a 110 (que no son 120 debido al 'margen') para qué mantener una tasa irreal de 24 x 1. ¿Empecinamiento? ¿Soberbia? ¿Irresponsabilidad? ¿Todos juntos?”, expresó en Twitter.

“Cuando pase la furia y la gloria de la segunda tasa de cambio oficial 1:120, habrá que concentrarse en la crisis agropecuaria del país. Si eso no se resuelve, de poco valdrá este nuevo artefacto de la circulación monetaria”, advirtió en Twitter el economista cubano Pedro Monreal, asesor de la Unesco.