Club de París perdonaría a Cuba la deuda de 2020, aunque sería sancionado

El Club de París ha renunciado al pago anual de Cuba por la deuda reestructurada, pero se le impondrá al país una sanción, según reportó la agencia Reuters
Imagen tomada de América Economía/Reporte de Reuters
 

Reproduce este artículo

El gobierno cubano no tendrá que realizar el pago anual por la deuda reestructurada que debe a las naciones ricas agrupadas en el Club de París, aunque se le impondrá al país caribeño una sanción, según indicaron a la agencia Reuters “cinco diplomáticos occidentales con conocimiento del tema”.

Desde que se firmó un acuerdo en 2015, por primera vez Cuba no ha realizado el  pago completo, antes la fecha prevista (31 de octubre), aunque en 2019 tampoco consiguió cubrir el monto completo de su deuda.

A principios de este año, el régimen presidido por el designado, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, solicitó “una moratoria de dos años y la exención de sanciones por pagos atrasados debido a la nueva pandemia de coronavirus”, precisó Reuters.

De acuerdo a la información emitida por el citado medio, las Naciones Unidas pronostican que la economía cubana disminuya en un 8 por ciento este año, luego de promediar un “aumento” del 1 por ciento desde 2016.

Uno de los diplomáticos consultados -quienes solicitaron que sus identidades fueran reservadas “por no estar autorizados a discutir las negociaciones”-, refirió: “Estamos unidos en nuestra convicción de que el acuerdo debe salvarse y creemos que los cubanos están de acuerdo”.

Segú las fuentes, las negociaciones de El Club de París con el régimen cubano, “cubrirán vencimientos impagos y multas, así como el esquema de pagos futuros”. 

Aludiendo al viceprimer ministro cubano Ricardo Cabrisas Ruíz, jefe principal de las negociaciones sobre la deuda, otro de los diplomáticos con conocimiento de la situación del Club de París dijo a Reuters: “El Sr. Cabrisas necesita venir a hablar con nosotros” y mencionó además que la isla caribeña estaría incumpliendo algunas de las obligaciones pactadas, tras la visita de Cabrisas hace unos meses a Rusia, donde se discutió la reestructuración de la deuda de Cuba desde la era soviética.

Varios diplomáticos también se mostraron “animados”, por el reciente anuncio de Cuba sobre la devaluación del peso y que se tomarían en el país otras medidas relacionadas con el incremento de las exportaciones y disminuir las importaciones.

“Los acreedores, desde el Club de París hasta Rusia y China estarán muy animados por la devaluación y otras medidas”, apuntó un banquero occidental a Reuters, mientras que pidió el anonimato.

En otro reporte de la mencionada agencia se da cuenta que “Cuba no cumplió con los pagos de 2019 de su deuda renegociada con los países occidentales, una señal que pone en peligro un acuerdo con los acreedores del Club de París”.

El acuerdo, visto por Reuters, “perdonó US$8.500 millones de los US$11.100 millones de la deuda externa que la isla incumplió hasta 1986. La deuda restante se reestructuró hasta 2033 y parte de ese dinero se asignó a fondos para inversiones en Cuba”.

Los intereses fueron perdonados hasta este año y luego sólo quedaría por cubrir un “1,5% de la deuda total pendiente, según establece el acuerdo que dice que si Cuba no cumple con un cronograma de pago anual en su totalidad, se cobraría un interés del 9%, más intereses atrasados”.

El régimen castrista debía “desembolsar aproximadamente US$80 millones el año pasado. Pagó a algunos países en su totalidad, pero no a otros incluidos España, Francia, Japón”.