Economistas critican medidas del régimen cubano, que reafirma su “monopolio del comercio exterior”

"Los comunistas cubanos creen que el problema principal del modelo económico que rige el país se puede arreglar con parches de imagen", opinó el economista Elías Amor
 Ana Teresita González Fraga, viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera; y Betsy Díaz Velázquez, ministra de Comercio Interior.
 

Reproduce este artículo

Expertos critican al régimen de Cuba, que anunció este lunes otro grupo de medidas económicas con las que pretende aliviar la crisis, al tiempo que continúa reafirmando su monopolio del comercio exterior.

El economista Elías Amor opinó que “muy mal están yendo las cosas en Cuba para que se dé un salto en el vacío como este”. En su blog Cubaeconomía, el especialista señaló que se continúa utilizando el “principio de discrecionalidad política en la toma de decisiones. Nada bueno”.

Entre las medidas anunciadas en la televisión nacional por Ana Teresita González Fraga, viceministra de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, y Betsy Díaz Velázquez, ministra de Comercio Interior, está promover el comercio mayorista a través de la inversión extranjera e impulsar “de manera selectiva” la creación de empresas mixtas para realizar actividades de comercio minorista.

También se anunció la intención de promover que estos negocios de inversión extranjera se destinen a la venta de materias primas, insumos, equipamientos y otros bienes que contribuyan al desarrollo de la producción nacional. Otra medida sería favorecer que estas entidades extranjeras puedan aportar financiamiento a productores nacionales con potencialidades para convertirse en suministradores.

Por otra parte, se continuará “incentivando la creación de Mipymes estatales para el desarrollo de la actividad de importación y exportación para la venta de productos al por mayor”; y se autoriza que “determinados actores económicos no estatales” realicen directamente actividad de comercio exterior bajo el control del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera.

“Ni ellos se creen la mayor parte de las cosas que dijeron, y por eso, se les vio poco convincentes y con una argumentación rayana en la más absoluta falta de credibilidad”, afirmó Elías Amor.

La viceministra González Fraga enfatizó durante su comparecencia en televisión que “al monopolio del comercio exterior no hemos renunciado ni renunciaremos”, aunque señaló que “desde hace muchos años sí intervienen entidades privadas que han sido autorizadas para ello”.

Al respecto, el Doctor en Economía Mauricio de Miranda Parrondo criticó en Twitter: “El gobierno cubano insiste en profundizar la dolarización del mercado doméstico en medio de un alto nivel de discrecionalidad en las decisiones. Se autorizan empresas mixtas para el comercio mayorista, pero no se rompe el monopolio del comercio exterior y doméstico”.

“Dice la viceministra que no es capricho mantener el monopolio del comercio exterior. Pero no acepta que haya un comercio no estatal. Se apela a palabras de Raúl [Castro] sobre 'errores estratégicos'. En mi opinión es un error estratégico mantener el monopolio del comercio exterior”, agregó Mauricio de Miranda, profesor titular de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali (Colombia).

Según el experto, “el problema principal de la economía no es la escasez de divisas, sino la parálisis de la producción industrial y la insuficiente producción agrícola. La estructura deformada de nuestra economía es un gravísimo problema”.

De acuerdo con Elías Amor, “los comunistas cubanos creen que el problema principal del modelo económico que rige el país se puede arreglar con parches de imagen, obviando las reformas estructurales que lo deben cambiar, actualizar y modernizar”. Agrega que las medidas “parecen estar hechas, preferentemente, para las empresas estatales, en particular la eliminación de las restricciones de divisas con las que operan”.

Según el economista Pedro Monreal, asesor de la Unesco, “el principal 'nudo' del comercio interior de Cuba es la creciente incapacidad del sector estatal para asegurar la contrapartida material (circulación minorista) necesaria para poder tener crecimiento no inflacionario y para evitar la disminución del nivel de vida promedio”.

Elías Amor asegura que “el comercio cubano, moderno, competitivo y eficiente antes de 1959, se ha convertido en un desecho inútil tras 63 años de dominación comunista. Probablemente sea uno de los sistemas comerciales más inoperantes e injustos del mundo, con una infraestructura envejecida, subutilizada y deteriorada, sin estímulos para mejorar los abastecimientos”.