Detallan emboscada de médicos secuestrados
Detallan emboscada de médicos secuestrados


Un oficial que estaba sirviendo como guardia de los médicos cubanos secuestrados hace más de 200 días en Kenya, dijo en una audiencia ante la corte que los galenos no se sentían totalmente
protegidos por el conductor del carro que les habían asignado, quien se cree que jugó un papel en el secuestro.

"Después de unos cinco kilómetros, mientras estábamos en la ciudad, un Probox [Toyota] nos alcanzó y nos bloqueó, salieron cuatro hombres", dijo el agente Ramadhan Barua, según el diario The Nation de Kenia. "Inmediatamente el Toyota Probox nos adelantó, nuestro conductor se detuvo, apretó el freno de mano y abrió la puerta para escapar", agregó el oficial que comparece ante los tribunales en una audiencia que continuará este jueves.

El conductor del vehículo ha sido identificado como Issack Ibrein Robow y enfrenta cargos de terrorismo e inmigración ilegal. Se ha dado a conocer que al parecer se encontraba sin papeles para estar de forma legal en el territorio de Kenya.

 

Los médicos cubanos Landy Rodríguez y Asel Herrera fueron secuestrados de forma violenta por el grupo terrorista Al Shabaab, considerada una franquicia de Al Qaeda el 12 de abril en el
condado de Mandera, en el noreste, a más de 1.000 km de la capital kenyana de Nairobi.

Durante el secuestro fue asesinado uno de los escoltas de los médicos. Inmediatamente el chofer del auto fue detenido y procesado y siempre ha sido blanco de sospechas por parte de las autoridades.

Autoridades de Kenya aseguran que los cubanos siguen con vida a pesar de que no se conoce con exactitud su paradero. En Cuba se ha mantenido un silencio hermético sobre la situación de los especialistas y sobre las estrategias que se podrían usar para su rescate.

El presidente Miguel Díaz Canel aseguró en abril y en junio que mantenía conversaciones telefónicas con sus homólogos de Kenya y Somalia sobre el secuestro, pero luego no se han dado a conocer noticias sobre la situación de los galenos, cuyo secuestro ha despertado la preocupación de los cubanos y de una parte de la comunidad internacional.