Leopoldo López cumple seis meses refugiado en embajada de España en Venezuela

López puede trabajar desde la sede diplomática, recibir a su familia y compañeros políticos, y tiene libertad para comunicarse con el exterior, o para enviar mensajes
López permanece en la embajada desde el 1 de mayo de 2019
 

Reproduce este artículo

Leopoldo López, el “preso político más importante de Venezuela”, cumple ya seis meses de permanecer recluido en la embajada de España en Caracas, y según fuentes de esa sede diplomática “no hay fecha para que abandone el lugar”, según publicó este jueves el diario español ABC.

Su estadía en la embajada no tiene comparación con los tres años y seis meses que estuvo encarcelado y aislado en Ramo Verde, la notoria cárcel del régimen de Nicolás Maduro, subrayó el periódico.

La embajada española, agregó ABC, ha afirmado que no ha recibido restricciones ni condiciones del chavismo ni de la oposición, salvo algunas propias de un huésped -como es su caso-, que le impiden directamente las reuniones y actividades políticas.

La misión diplomática en Caracas ha tratado, así, de manejar con discreción los asuntos internos del país petrolero, con un perfil poco mediático que ha pedido también a Leopoldo López “para evitar incomodidades”.

Sin embargo, el opositor tiene permitido comunicarse con su familia, y con cualquier persona, acotó ABC.

López puede además trabajar desde allí, recibir a su familia y compañeros políticos, según declaró a la agencia Efe en mayo su abogado español, quien explicó además que el venezolano “tiene libertad para comunicarse con el exterior, o para enviar mensajes, cosa que no podía hacer cuando estaba en arresto domiciliario”.

 

 

La justicia venezolana declaró a López culpable, en septiembre de 2015, de incitación pública a la violencia, durante las manifestaciones de 2014 que dejaron 43 muertos y cientos de heridos, y lo condenó a 13 años de cárcel.

En agosto del 2017 López fue llevado a su casa por agentes del régimen para ser beneficiado con arresto domiciliario, debido a sus problemas de salud.

López debió refugiarse el 1 de mayo en la embajada española tras un fallido levantamiento cívico militar que él, Juan Guaidó y otras fuerzas organizaron contra Maduro.

ABC destacó que el caso de Leopoldo López “ha marcado un hito en la historia de Venezuela”, así como también para la diplomacia española”, pues no existen precedentes dentro de la historia del país ibérico, ni mucho menos en la europea, de una figura de asilo diplomático de esta naturaleza.

Desde su llegada a la residencia del embajador Jesús Silva Fernández, el pasado 1 de mayo, el líder opositor ha roto todos los esquemas dentro de la vertiginosa crisis política del país sudamericano.

López recibió protección del Gobierno español cuando su nombre era el más buscado por las autoridades venezolanas durante aquel levantamiento que inició el 30 de abril, que logró liberar al opositor pero no pudo tumbar a Maduro.

Ante las dudas de si había solicitado asilo político, el ministro Josep Borrell despejó el panorama diciendo que “de acuerdo con la legislación, el asilo político solo se puede pedir cuando se llega a territorio español. Esa norma vale también para Leopoldo López, destacó ABC.