H. Upmann y Populares: arrestan a un cubano en Miami por contrabando de cigarros

Frank Josué Lozano Vega, de 51 años, fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) mientras intentaba ingresar al país con 40 cartones de cigarros de las marcas Populares y H. Upmann
 

Reproduce este artículo

El cubano Frank Josué Lozano Vega, de 51 años, fue arrestado en el Aeropuerto Internacional de Miami (MIA) mientras intentaba ingresar al país con 40 cartones de cigarros de las marcas Populares y H. Upmann, informó America TeVé.

El reporte indica que se trata de “una cantidad muy por encima” a la permitidas por las actuales restricciones de Florida, que permite a penas tres cartones. Otras fuentes no oficiales, en cambio, han indicado que la cantidad legal permitida serían seis cartones, y citaron a trabajadores del propio Aeropuerto.

Lozano Vega llegaba de Cuba en el momento en que fue detenido. El canal de noticias reportó que el hombre se presentó ante la corte este miércoles, donde se le informaron los cargos que se le imputan, relacionados con la venta, distribución y posesión ilegal del producto.

Actualmente el cubano permanece en espera de juicio, recluido en el centro correccional Turner Guilford Knight.

A pesar de que en Florida la disponibilidad de cigarrillos es amplia y diversa, muchos emigrantes cubanos prefieren los cigarrillos de producción nacional de Cuba como las dos que pretendía ingresar Frank Josué.

 

Esto ha provocado el surgimiento de un mercado ilegal de este producto, que por su bajo valor en Cuba en comparación con los Estados Unidos goza de un mercado en Florida.

Incluso otras marcas de menor calidad y factura como Criollos también se comercializan de forma ilegal en Florida, según contó a ADN CUBA un cubano que suele adquirir cigarrillos de varias marcas de la Isla, debido a su costo menor en relación con los que se venden de forma legal, con personas que los importan desde Cuba.

Según las regulaciones vigentes de la Aduana de Cuba, establecen que cada viajero puede sacar del país hasta 20 unidades de tabaco torcido sueltos, sin necesidad de presentar ningún documento, y hasta 50 unidades de tabaco torcido en envases originales, “cerrados, sellados y con el holograma oficial establecido”.

Las leyes cubanas no permiten, en cambio, la exportación de tabaco en rama ni picadura.