WSJ publica artículo de apoyo a José Daniel Ferrer

La veterana columnista de The Wall Street Journal Mary Anastasia O'Grady ha publicado este domingo un artículo dedicado al disidente cubano José Daniel Ferrer, que acaba de cumplir dos meses de encarcelamiento.

O'Grady cree justificados los miedos de la esposa de Ferrer, Nelva Ortega Tamayo, que teme por la vida del líder de la UNPACU, cuya prolongada detención ha atraído este mes la atención mundial.

La semana pasada, el Parlamento Europeo aprobó una resolución conjunta condenando la "detención arbitraria" de Ferrer y pidiendo su "liberación inmediata". El organismo europeo denunció también el uso de la tortura por parte de la dictadura y expresó su preocupación por los continuos "ataques contra disidentes pacíficos". periodistas independientes, defensores de derechos humanos y oposición política".

La resolución señaló que se estima que hay 120 presos políticos cubanos. Tres miembros de la Unión Patriótica, fundada por Ferrer en 2011, fueron arrestados con él. Se desconoce el paradero de dos de ellos: José Pupo y Fernando González.

"Ferrer es un disidente implacable y un líder capaz, lo que lo convierte en candidato para una vida más corta en la Cuba totalitaria", escribe O'Grady. "La historia muestra que cuando el régimen no logra convencer a alguien como el Sr. Ferrer de que debe exiliarse, encuentra otras formas de silenciar su voz opositora", prosigue la periodista, citando los casos de Oswaldo Payá y Laura Pollán.

"Existe una relación inversa entre la estabilidad de la dictadura y su brutalidad. Cuanto menos estable se siente el régimen, mayor es la represión", asegura O'Grady, que también opina que el empeoramiento de la situación económica y el aislamiento de La Habana suelen coincidir con momentos de escalada represiva contra la disidencia interna.

"Las cosas son ahora más peligrosas para los oligarcas comunistas que en décadas pasadas", opina la periodista norteamericana. "Fidel está muerto y su hermano Raúl, todavía jefe del Politburó, tiene 88 años. Miguel Díaz-Canel, quien ha sido nombrado "presidente", no tiene la suficiente entereza. Los cubanos se burlan abiertamente de él en las calles, demostrando desdén por el hombre y el régimen".

O'Grady también enumera los cargos que el gobierno cubano presentó contra Ferrer. "El 15 de noviembre, la dictadura informó a la familia del Sr. Ferrer que está acusado de asalto. Pero la esposa de su presunta víctima le dijo a la Unión Patriótica que su esposo sufrió heridas en un accidente de motocicleta y fue presionada por la Seguridad del Estado para acusar al Sr. Ferrer. Cuba también acusa a Ferrer de ser un agente estadounidense pagado, una carta vieja y familiar que se juega a menudo contra los disidentes. Su verdadero crimen es su pasión por la libertad y la justicia, y su capacidad de liderazgo".

"El oriente de Cuba, donde nacieron los Castro, es conocido por producir rebeldes. A Fidel siempre le preocupó que alguien derrocara su gobierno de un solo hombre. Durante seis décadas, los Castro se han ahorrado este riesgo al eliminar a personas como el Sr. Ferrer", concluye O'Grady.