Continúan problemas con el abastecimiento de café en bodegas cubanas

Siguen los problemas de abastecimiento de café en las bodegas cubanas.

Un artículo publicado este domingo en el diario oficial Granma informa que la distribución del café en el mes de diciembre tendrá un aplazamiento debido a "atrasos productivos de la industria".

Según declaraciones de Francisco Silva Herrera, director general de Venta de mercancías del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), se prevé completar la producción el 5 de diciembre a causa del arribo tardío del envase, y posteriormente en alrededor de una semana debe concluir la distribución a la red minorista.

Silva Herrera explicó que este será un proceso gradual y representará una afectación inferior a la del mes de noviembre, cuando la entrega a los mercados mayoristas concluyó alrededor del día 15, y la distribución entre el 23 y el 24.

El funcionario destacó que en algunos territorios se han empleado otros envases, los cuales en la producción tienen, incluso, mucho menos rendimiento.

El director general de Venta de mercancías del MINCIN también comentó que la industria prioriza el café de la canasta familiar normada y luego el dirigido al consumo social y aclaró que, aunque no es en las mismas productoras, ya se reinició la producción del que se comercializa en las cadenas de tiendas en divisas y se irá estabilizando de manera progresiva.

El café es uno de los productos que todavía se distribuye a través de la red de bodegas estatales que venden alimentos racionados y subsidiados, inscritos en la libreta de abastecimiento. Este café suele venderse café mezclado con otros granos tostados, especialmente chícharos o achicoria.

Pero la mayoría del café que se toma en la isla proviene del mercado informal (lo que los empleados roban en las bodegas, en las torrefactoras y en los campos estatales) o viene de viene de Miami. Revendedores informales ofrecen paquetes de las marcas La Llave, Bustelo y Pilón. Los paquetes de un poco más de 280 gramos cuestan alrededor de 8 CUC en ese mercado negro, lo que representa el salario de toda una semana para un profesional cubano.